¿Qué significa Chile?

“La flor y nata de la tierra”, “país del frío”, “donde termina la tierra” y “gaviota”. Todos son significados del vocablo Chile según las diferentes lenguas indígenas.

domingo, 05 de julio de 2009  
Mapuche

La pregunta es frecuente entre quienes visitan el país. Los mexicanos usan la expresión chile para denominar al ají, el fruto picante que se utiliza en diversas comidas. No es extraño, entonces, que muchos lo relacionen con esa expresión. Sin embargo, lo cierto es que el vocablo chile, como muchos otros que nombran lugares del país, tiene su origen en el habla de los primeros pueblos que habitaron este territorio.

En la nortina lengua quechua, Chili-Chilli significa la flor y nata de la tierra y alude a un territorio desconocido que se extendía hacia el sur del mundo. En lengua aimara, también del norte del país, Chile sería derivación del vocablo ch’iwi, que quiere decir  helado, por lo que significaría país del frío.

Otra acepción aimara es chilli, que significa donde termina la tierra. En mapudungún, la lengua de los indígenas mapuche del sur del país, Chile tendría sus raíces fonéticas en la expresión chëlle, que nombra a la gaviota. Las respuestas aumentan con la opinión de algunos historiadores, quienes aseguran que el nombre del país tendría su origen en tili, el canto de un pájaro que se conoce como trile y habita una extensa parte del territorio, desde Atacama hasta Llanquihue.

El origen del nombre del país puede ser interesante materia de estudio y debate. Pero prevaleció luego de la llegada de los españoles en el siglo XVI. El propio conquistador Pedro de Valdivia quiso cambiar el nombre del país y bautizarlo como Nueva Extremadura.

Lengua indígena en Chile y toponimia

La influencia de las culturas precolombinas y de sus lenguas es manifiesta, especialmente en el nombre de las principales ciudades de Chile. Por ejemplo, Antofagasta quiere decir escondrijo de cobre en lengua quechua, y Apumanque, un centro comercial de Santiago, significa cóndor principal en mapudundún.

De origen mapuche y la lengua mapudungún

Chiloé: chëlle-we, lugar de gaviotas; isla de las pequeñas gaviotas.

Colchagua: colthahue, charcos donde pululan renacuajos.

Chacabuco: chicha de chacay, nombre de un arbusto y su fruto.

Chillán: contracción de chilla-ñamku, zorro-aguilucho; también chilla-antü, zorra o raposa solar”.

Loncoche: de lonco, cabeza, y che, hombre; cabeza de hombre o gente.

Mapocho: mapuche; gente de la tierra.

Reloncaví: rëlon-kawin, reunión de muchos valles unidos.

Temuco: temu, árbol muy común desde el río Cautín hacia el sur, que crece a lo largo de las corrientes, y ko, que significa agua; temu-ko, aguas o savia del temu, o donde la corriente pasa por los temus. Los  indígenas usaban la savia de temu como ungüento para sanar la ceguera.

Tiltil: tril-tril, andar sonámbulo haciendo ruido al andar, sonámbulo, desnudo.

Talca: tralca, tronar el trueno.

Vitacura: füta-kura, gran piedra mágica. También es el nombre de un legendario cacique del valle del río Mapocho.


De origen quechua

Apoquindo: apu-kintu, de apu, gobernador, y kintu, ramillete; ramillete para el gobernador.


De origen aimara


Copiapó: copa-yapu, tierra cultivada. 

Quillota: Qîllu-uta, casa amarilla.


De origen tehuelche

Coyhaique: koi, laguna, y áiken, campamento.

 

img_banner