Geografía

Loca geografía

No hay muchos países que en un mismo territorio ofrecen montañas, glaciares, desiertos, selvas frías, salares, playas, fiordos y géiseres.

martes, 28 de julio de 2009  
Geografía (Photo: Sernatur)

Pocos países tienen su diversidad geográfica, es un país esencialmente montañoso, marcado por dos grandes cadenas: la de Los Andes, que se extiende por todo el país, creando una frontera natural con Bolivia y Argentina, y la de la Cordillera de la Costa, bien asentada entre los Andes y el Pacifico.

Los Andes es la segunda cadena montañosa más alta del mundo después de los Himalayas y se extiende a lo largo de toda Sudamérica. En Chile comienza su recorrido en el extremo norte y se extiende hasta el extremo sur. 

En la cordillera de Los Andes hay volcanes en permanente actividad. Estudios confirman que, producto de su intensa actividad geológica, la cordillera se eleva y se hace más angosta año a año. 

Chile es un país tricontinental porque, además de su territorio en el continente americano, está presente entre los meridianos 53° O y 90° O de la Antártica y en Oceanía, con la isla de Pascua, uno de los principales destinos turísticos del país. Tiene una superficie total de 2.006.950 kilómetros cuadrados.

Altiplano

Destaca el altiplano, una gran planicie en altura, compartida por Bolivia, Chile, Perú y Argentina, que se caracteriza por grandes cimas, generalmente volcanes, de 6 mil metros y más de altura.

En el altiplano el clima es extremo, pero la diversidad de flora y fauna es impresionante.  La altitud representa una dificultad a la hora de viajar al altiplano. Para prevenir malestares por la falta de oxígeno propia de las alturas se recomienda beber té de chachacoma y, sobre todo, evitar los movimientos rápidos o correr.

A los pies del altiplano se extiende el Desierto de Atacama, el más árido del planeta. Es montañoso, a diferencia del Sahara, y en algunos lugares no ha llovido hace 400 años. Algunos atractivos: apacibles termas, imponentes salares, dulces volcanes y extrañas formaciones geológicas.

Valle Central

Hacia el centro y sur del país asoman los valles verdes. Especialmente fértiles para la industria vitivinícola. Se sugiere recorrer las Rutas del Vino para conocer viñas, degustar exquisitos mostos y empaparse de la antiquísima tradición productora.

Los valles más pródigos son el Maipo, Casablanca, Maule y Cachapoal.

El sur es sinónimo de ríos, lagos y bosques lluviosos que se extienden en una densa selva fría, con milenarios árboles y luego islas, fiordos y glaciares que impactan.

La Patagonia

El extremo sur del país, también denominado Patagonia, se caracteriza por sus estepas, islas, estrechos, fiordos y cabos; con sitios que vale la pena conocer, como la Carretera Austral, Tierra del Fuego, el Parque Nacional Torres del Paine y Campos de Hielo, con cumbres que aún no han sido conquistadas por ningún montañista. Pequeño se siente el viajero ante tan soberbia naturaleza.

El territorio continental chileno termina en el Cabo de Hornos,  un territorio de clima duro, fuertes vientos y lluvias. Es tierra del fin del mundo; escenario de novelas, marineros y naufragios.

Desde el Cabo de Hornos hasta la frontera con Perú 10 son  diez mil kilómetros de costa y playas, con aguas en general frías por la corriente de Humboldt. Menos acogedoras para el baño pero óptimas para la proliferación de exquisitos moluscos como machas y locos.

img_banner