Frutos y frutas para el mundo

Procesos agrícolas

Los científicos internacionales valoran el aporte que se hace desde Chile para agregar calidad y salud a la producción agrícola.

domingo, 05 de julio de 2009  
biotecnología verde (Photo:Technopress)

La biotecnología aplicada a procesos agrícolas es la biotecnología verde. Un ejemplo es el diseño de plantas transgénicas capaces de crecer en condiciones ambientales desfavorables o plantas resistentes a plagas y enfermedades.

Se espera que la biotecnología verde produzca soluciones más amigables con el medio ambiente que los métodos tradicionales de la agricultura industrial. Es lo que busca la ingeniería genética en plantas para expresar plaguicidas, con lo que se elimina la necesidad de la aplicación externa de los mismos, como es el caso del maíz Bt. Si los productos de la biotecnología verde son más respetuosos con el medio ambiente es un tema de debate.

Sobre la base de un fuerte y diversificado sector hortofrutícola, la decisión de Chile de convertirse en potencia alimentaria está lejos de ser una quimera. De hecho éste es uno de los 10 países más destacados en envíos al exterior de uva de mesa. Asimismo, las exportaciones de los sectores agrícola, frutícola, ganadero, de silvicultura y pesca extractiva, registraron un aumento de 23% en 2008. Por lo mismo, también existen iniciativas para fortalecer con biotecnología la calidad de estos productos.

En 2006, los chilenos Álvaro Olivera-Nappa, Andrés Leschot y Felipe Camposano ganaron en Estados Unidos el primer premio en el concurso World’s Best Technologies, al idear un sistema que modificaba de manera natural la estructura interna de las manzanas, haciéndolas más resistentes a los rayos UV y estimulando componentes beneficiosos para la salud humana.

En la misma línea trabajó el bioquímico Ariel Orellana, pero a favor de los duraznos y nectarines nacionales, cuyos envíos al exterior generaron retornos superiores a 100 millones de dólares en 2007 y en países como Estados Unidos gozan de una participación de mercado relevante.

El equipo público-privado que lideró el especialista de la Universidad Andrés Bello logró detectar, entre otras variables, unos 300 genes responsables de la textura harinosa de la fruta causada por el frío. En 2008, el resultado de estas pesquisas fueron valoradas por más de un centenar de científicos asistentes al IV Congreso Internacional en Genómica de Frutales realizado en el balneario chileno de Pucón.  

img_banner