Destinos Clásicos

Los mejores lugares de San Pedro de Atacama

viernes, 31 de julio de 2009  
Puritama Puritama (Photo:Sernatur)

Museo del Padre Le Paige: Ofrece una extraordinaria exposición en la que se resumen los 11 mil años de la cultura atacameña. Entre otras interesantes piezas, se encuentra una momia conocida popularmente como la Miss Chile, con cabello y pestañas muy bien conservados. Más de 4.000 calaveras, 450.000 objetos arqueológicos y 100 objetos etnográficos son atracciones del sorprendente museo. 

Géiseres del Tatio: Es uno de los lugares que provoca mayor asombro. Se trata del grupo más numeroso de géiseres del hemisferio sur. Están ubicados a 95 kilómetros de San Pedro, a 4.000 metros sobre el nivel del mar. El camino es áspero y  hay que salir de San Pedro antes del amanecer. Sin embargo, vale la pena el sacrificio. Al despuntar el sol, grandes chorros de vapor de 6 a 8 metros brotan de la tierra. Son las emanaciones de un río subterráneo que nace en el volcán Tatio.

Se sugiere visitar la zona entre las 5:00 y 7:00 horas de la mañana, cuando la intensidad de los chorros es mayor y  pueden alcanzar alturas de 10 o más metros. Además, en la zona existen pozos termales para un reparador baño a medio día.

Salar de Atacama: Se encuentra a 55 kilómetros al sur de San Pedro. El camino de acceso permite observar la impresionante belleza de los volcanes Lascar y Licancabur. En la ruta, primero se deja detrás el pueblo de Toconao y luego se llega a la Laguna Chaxa.  El enorme campo salado mide 100 kilómetros de largo y 80 de ancho. Es el tercer salar más grande del mundo después de Uyuni en Bolivia y el Gran Lago Salado de Utah en Estados Unidos. El lugar más visitado es Chaxa, laguna que forma parte de la Reserva Nacional Los Flamencos. Admirables son las aves, guallatas, gaviotas andinas, chorlos de la puna, colegiales y flamencos.

Toconao: Es un típico pueblo colonial nortino ubicado a 39 kilómetros de San Pedro. Singular fama tiene su artesanía de piedra liparita de origen volcánico. La torre del campanario de la iglesia del pueblo está construida con el mismo material. En los alrededores de Toconao se encuentra la Quebrada de Jerez, característica por sus peculiares petroglifos y abundante vegetación. En mismo Toconao hay un restaurante y una casa de alojamiento a un costado de la Plaza de Armas. Por sus calles se pueden ver llamas y vicuñas compartiendo con niños y jóvenes.

Pucará de Quitor: Se encuentra a 3 kilómetros al norte de San Pedro. Se trata de una antigua construcción preincaica que se remonta al siglo XII. Declarada Monumento Nacional en 1982, ocho siglos atrás fue una fortaleza del pueblo kunza. Está construida con piedras que desafían la gravedad en un empinado cerro. Posee un muro defensivo que resultó inútil ante el invasor español, quien doblegó a los defensores y ordenó decapitar a todos los caciques de la zona. Las ruinas se encuentran en un recodo de la quebrada por cuyo cauce fluyen las aguas del río San Pedro o río Grande.

Cordillera de la Sal y Valle de la Muerte: Las rocas de esta formación cordillerana tienen una gran cantidad de sulfato de calcio y a simple vista parecen salpicadas con sal. El hito geográfico aparece de pronto en el camino que une Calama con San Pedro. Hace millones de años la cordillera fue el fondo de un lago y tuvo su origen en movimientos de la corteza terrestre. Las lluvias, el viento y el fuerte sol del desierto definieron su forma actual, cual esculturas naturales que impactan al visitante.

Por el camino a San Pedro se atraviesa el Valle de la Muerte. Al amanecer o al crepúsculo, el panorama es incomparable.

img_banner