Destinos Clásicos

Imperdibles de San Pedro de Atacama

viernes, 31 de julio de 2009  
Tatio Geisers; El Tatio (Photo:Sernatur)

- Los mejores lugares de San Pedro de Atacama
- San Pedro de Atacama 

Bañarse en Aguas Termales: Si la idea es refrescarse, hay dos opciones por la calidad de las aguas que proporciona la cordillera. La primera es el Oasis Alberto Terrazas, ex Pozo 3. Se trata de una piscina de tibia y exquisita agua natural, con 23° C promedio, la que emana de un pozo mineral. El balneario permanece abierto las 24 hrs. todos los días del año.

La segunda opción son las Termas de Puritama, ubicadas en pleno desierto, a más de 3.500 metros de altura y a unos 30 kilómetros al norte de San Pedro. El escenario sobrecoge y un cañón montañoso de impresionante belleza es la antesala del centro termal. Existen varios pozones al aire libre, con caídas de agua y colas de zorro gigantes, condición que otorga privacidad a cada piscina. Las aguas hipo termales y sulfatadas poseen una temperatura de 25 a 33 grados y propiedades curativas. Por siglos fueron privilegio de los lugareños, hasta ser abiertas al público y rediseñadas por el mismo arquitecto del Hotel Explora.

Lanzarse en Sandboard: Es una de las actividades favoritas de los más jóvenes y los no tan jóvenes. En tablas similares a las de snowboard se buscan las mejores pendientes en las dunas del Valle de la Muerte. No hay andariveles y las caídas son más exigentes que en la nieve, pero la emoción del descenso compensa fatiga y golpes.

Atardecer en Valle de la Luna: A 17 kilómetros de San Pedro de Atacama, en la zona de la Cordillera de la Sal, se encuentra el Valle de la Luna. Es un lugar muy visitado y fue declarado Santuario de la Naturaleza por su extraordinaria belleza y extraña apariencia lunar.   Lo normal es viajar antes del atardecer y al llegar se cancela una entrada de bajo costo. El espectáculo es grandioso; curiosas formaciones de piedra y arena, cavernas, afloramientos salinos que parecen esculturas, son parte del encanto. Cuando el sol se oculta en el oeste, el desierto se pinta de majestuosos colores. Luego permanece su fría inmanencia. Es una experiencia extraordinaria en noches de luna llena.

Participar en las Fiestas Altiplánicas: Resulta un modo propicio para comprender la cultura atacameña. Bailes folclóricos en festividades religiosas, comidas y bebidas que se extienden por varios días, en los que se puede percibir de manera profunda la cosmovisión altiplánica. Las mejores oportunidades son el Carnaval,  en los últimos días de febrero; la fiesta de San Pedro, el 29 de junio, cuando se reúnen cofradías de baile de todos los pueblos cercanos, y la Adoración del niño Dios, con bailes religiosos el 25 de diciembre.  

Andar en Bicicleta: No es casual que casi todos los residentes de San Pedro se movilicen en bicicleta. Este medio de transporte permite remontar las distancias entre los sectores del pueblo y capear el calor. En el centro del pueblo es posible arrendar una bicicleta de montaña y elegir alguno de los varios circuitos que han tomado fama en la zona. Por ejemplo, hacia el Valle de la Muerte o el ascenso a un antiguo túnel de 1930 en plena cordillera de la sal. El paseo más llamativo es el que lleva a la Garganta del Diablo, sector montañoso cercano a Quitor, donde las paredes de los montes dejan pasar sólo peatones o bicicletas. Es una extraordinaria belleza de colores y formas.
 
 

img_banner