Destinos Clásicos

Imperdibles de Torres del Paine

viernes, 31 de julio de 2009  
Kayak en el Grey Grey (Photo:Jorge Lopéz)

- Imperdibles de Torres del Paine
- Torres del Paine

Caminar las Torres: Hay una buena cantidad de senderos que se internan en el Parque tanto para una excursión de un día como para más de una semana de travesía. Dentro de las más populares están:

- “W”: Con una dificultad mediana y un promedio de caminata de 4 a 5 horas por jornada. Une la zona de Hostería Las Torres con el Refugio del Lago Grey en tres o cuatro jornadas. El viaje incluye lugares notables como el mirador de Las Torres, el campamento Italiano con ascenso al Valle del Francés que tiene una vista fantástica de la cordillera del Paine y el lago Grey, con cientos de trozos de hielo provenientes de las paredes glaciares que limitan con la cuenca lacustre. Es un trekking rápido y con gran cantidad de personas circulando por los senderos.

- “Grande”: Son siete los días que se necesitan al menos para completar este circuito que, además de pasar por los enunciados en la “W”, agrega las atracciones de las zonas de Serón, el refugio Dickson con bellas panorámicas de lagos y glaciares que bajan desde los cerros nevados, y el afamado paso John Gardner. Este último lugar es la parte más difícil de toda la caminata ya que hay que ascender casi mil metros de desnivel de morrena, pero el esfuerzo vale la pena. Desde la loma y antes de comenzar el descenso se tiene una de las panorámicas más poderosas de Chile: Campos de Hielo Sur se expande en todo lo que alcanza la mirada. Las grietas azules que demarcan las separaciones entre los hielos es el gran premio para quienes se aventuran en este trekking.

Ambos circuitos requieren para ser recorridos de todos los implementos necesarios para una caminata de largo aliento en medio de la naturaleza. Botiquín, bloqueadores, zapatos que no se rompan fácilmente y ropa contra el frío y el agua. El resto es respetar las reglas del parque y disfrutar el magnífico escenario que da la cordillera local y sus clásicas montañas como las Torres, tres elevaciones de granito o los Cuernos del Paine.

Kayakear por el Grey: Una invitación a surcar la cuenca del lago a bordo de kayaks que, si bien no llegan a las paredes más australes de Campos de Hielo, atraviesan enormes icebergs de tonalidades azules intensas. Lo único que se percibe es la respiración esforzada del que boga y el silencio del lago. Con suerte, se puede ingresar y observar  la intrincada y bella arquitectura interna de estas bóvedas heladas.

Para los amantes del kayak, varias empresas otorgan servicios por otros sectores que van desde el cruce de lagos al descenso de ríos como el Serrano o el Tyndall. Es la mejor sensación para ver el poder hídrico que se forma en Torres.

Cabalgar por el parque: Hay cabalgatas permitidas dentro del Parque sólo en ciertos sectores; sin embargo, los baqueanos o gauchos locales, con su inconfundible indumentaria, han transitado durante décadas por los senderos del Paine. Hoy son ellos los principales guías de este tipo de tours. Es una gran experiencia para conocer otros lugares a fondo con poco tiempo.

Escalar el Paine: Un reto extremo del Parque es ascender alguna de sus cumbres. De un promedio entre dos y tres mil metros, el desafío lo reserva el desnivel, un clima siempre cambiante y los vientos, condiciones todas que lo hacen un desafío a nivel mundial. Las cimas de granito tienen una data de 12 millones de años, siendo las más jóvenes del continente.

Acá hay mucho para elegir. El Paine Grande, de 3248 metros; Fortaleza, de 3000 metros; Aleta de Tiburón, de 1850 metros, y las tres clásicas torres de granito: la Norte, de 2600 metros; la Central, de 2800 metros, y la Sur, de 2850 metros, para andinismo o escalada libre.

No es un reto fácil. Las paredes de las Torres recién fueron ascendidas entre la década de los 50’ y 60’. A las Torres se suman los originales y tremendos Cuernos y las verticalísimas paredes del Fortaleza y Escudo. Pero, sin duda, un hito relevante es el Paine Grande, desafío deportivo que recién fue escalado en 1963 por una cordada italiana. Para quienes no escalan hay opciones que acercan a los campamentos bases, muy cerca de las cimas: el Campamento Británico, en el Valle del Francés, y el Campamento Japonés, en el Valle Ascencio.

Observar a pumas y huemules: Aunque son los mamíferos más escasos, hay posibilidad de avistarlos con paciencia y buena fortuna. Son visibles en las leoneras, hogares de los pumas en Lago Sarmiento, y en las cercanías de esta cuenca. No obstante, se recomienda prudencia.
Los huemules se encuentran en las cercanías del Lago Grey. Es posible fotografiarlos, rehúyen el contacto humano sólo cuando es demasiado cercano o invasivo.


img_banner