Destinos Clásicos

Imperdibles de la Isla de Pascua

viernes, 31 de julio de 2009  
Surf en Isla de Pascua Surf; Isla de Pascua (Photo: Sernatur)

- Los mejores lugares de Isla de Pascua
- Isla de Pascua

Visitar el Parque Nacional: Casi la mitad de la superficie de la isla es sitio protegido por Conaf. Corresponde a 7.130 hectáreas y contiene la mayor concentración de patrimonio arqueológico de la isla. Declarado en 1935 espacio de preservación natural y cultural, tiene entre sus atracciones los moais y varias especies de aves típicas de la isla.

Naturaleza: A pesar de cierta disminución en los últimos años, es posible encontrar aves marinas que viven o llegan a anidar en ciertas épocas del año a los acantilados o islotes (Motu) que rodean la isla. Entre ellas: makohe (Fregata minor), tavake (Phaenton rubricauda), kena (Sula dactylatra), y kuma (Puffinus nativitatis). Los peces constituyen otro grupo de gran atractivo, al tiempo que los actuales animales terrestres son escasos y en su mayoría han sido introducidos desde fines del siglo pasado y comienzos del presente. Entre las aves destacan perdices, gorriones, palomas y tiuques.

Arqueología, El Camino del Moai: Por toda la isla se pueden visitar los casi 900 moais existentes, junto a una diversidad de sitios arqueológicos destinados a propósitos rituales, agrícolas, alimenticios o de vivienda.

Rano Raraku: En Rano Raraku existen senderos de excursión de 1.000 metros que llevan a la fábrica de los moais. En esta cantera se pueden apreciar alrededor de 400 estatuas en distintos momentos de su construcción y transporte, actividad que parece haber sido abandonada de un día para otro, sin que exista hasta hoy una explicación cabal de este acontecimiento.  

Ahus: Alrededor de toda la isla se encuentran cerca de 300 plataformas o altares llamados ahus, la mayoría ya destruidos. Destacan los sitios de Vaihu, Akahanga, Heki'i, Raai, Te Peu y Vinapu, donde es posible observar estatuas, restos de asentamientos humanos con casas, cavernas, fogones y gallineros, además de sitios de cultivo y ceremoniales.

Complejo Tahai-Ko Te Riku: Este sitio arqueológico se ubica en el pueblo de Hanga Roa y es conocido como una restauración completa, donde es posible visualizar casas de piedra, gallineros, sitios ceremoniales, tres plataformas con moais (Tahai, Vai Uri, Ko Te Riku), además de un embarcadero construido completamente en piedra.

Ahu Huri A Urenga: Es una restauración ubicada cerca del poblado de Hanga Roa, que cuenta con una única estatua orientada hacia el punto de salida del sol el día del solsticio de invierno. Este momento astronómico marca no sólo el inicio de la temporada invernal, tonga en rapa nui, sino además el de las distintas prohibiciones, tapu en idioma nativo, sobre la pesca y otras actividades.

Ahu Akivi: Se trata de un complejo arqueológico restaurado en 1960 por el arqueólogo William Mulloy. Se pueden observar 7 estatuas con sus miradas orientadas hacia la caída del sol en el mar. La tradición cuenta que estos 7 moais representan a los siete primeros exploradores que arribaron a Rapa Nui, enviados por el rey Hotu Matu'a.

Ahu Ature Huki: Situada en la playa Anakena, es la primera restauración realizada durante la expedición noruega en 1956. Cuenta con una estatua de aspecto antropomorfo y aparentemente más antigua que las de las plataformas vecinas.

Ahu Nau Nau: Restauración hecha por el arqueólogo rapanui Sergio Rapu, a fines de la década del 70, se encuentra en la playa Anakena. Son 7 estatuas muy bien conservadas en las cuales se observan detalles imposibles de ser apreciados en otros moais, como tatuajes, terminaciones y vestimentas. En este lugar fue encontrado, durante la restauración, un ojo de moai que actualmente se exhibe en el Museo de la isla.

El viaje por estos sitios arqueológicos constituye un magnífico contacto con la magia y la energía que emanan de la isla. Aún hoy siguen siendo lugares de real significancia para la comunidad local, motivo por el que siempre se recomienda al visitante guardar respeto irrestricto a las normas de cada uno de las zonas. Se aconseja no trepar los ahus y moais, y no tocar o remarcar petroglifos u otros testimonios culturales.

Practicar Surf: En Hanga Roa, Vaihu y Tahai, hay olas para  principiantes y expertos. La primera de ellas  tiene una ola ideal para novatos, en la que desde tiempos remotos se practicaba el dominio de las ondas. Los nativos utilizaban el haka nini, especie de  bodyboard actual. Vaihu tiene una bella ola tubular, mientras Tahai posee las más grandes de la isla.

Participar en la Tapati: Más que una fiesta tradicional, es una expresión cultural que la comunidad de Isla de Pascua realiza cada verano hace tres décadas. Durante casi dos semanas, los habitantes y visitantes de la isla se transforman en cómplices de la revitalización de antiguos juegos locales. El poblado se divide en alianzas para coronar a una gran reina anual mientras los rapanui maquillan su cuerpo con símbolos ancestrales. Es un deleite de tradiciones en las que los locales demuestran sus mayores cualidades y respeto por su cultura. Hay una serie de juegos que a continuación se señalan: 

- Vaka Tuai: Cada equipo debe recrear una embarcación tradicional polinésica, donde la candidata a reina y un grupo representativo de su alianza navegan vestidos a la usanza antigua.

-Takona: Es una competencia de pintura corporal. Al igual que en el resto de la polinesia, en ceremonias tradicionales los rapanui pintaban sus rostros y cuerpos para mostrar el rango que ocupaban dentro de la sociedad. Los actuales competidores mantienen la técnica de mezclar pigmentos naturales y de describir ante la comunidad el significado de su pintura.

- Riu: En este juego competencia los más experimentados de cada alianza interpretan cantos rituales que relatan historias épicas y leyendas del pueblo rapanui.

- Hoko Haka Opo: Se trata de un torneo entre grupos musicales representativos de cada alianza, donde se destaca la habilidad coral de los participantes al interpretar temas en forma alternada con los grupos rivales, sin repetir ni equivocarse en las letras.

- Haka Pei: Arriesgados jóvenes se deslizan en troncos de plátanos en la pendiente de 45º y 120 metros de longitud del cerro Pu'i. Los deportistas alcanzan velocidades de hasta 80 kilómetros por hora.

- Pora: Competencia de nado sobre un flotador de totora. Mide la resistencia y destreza de los competidores que cubren una distancia de 1.500 metros, con trajes típicos y pintura corporal.

- Tau'a Rapa Nui: Se desarrolla en Rano Raraku y es una especie de triatlón. Se alternan tres modalidades de carreras tradicionales: Vaka Ama, que es canotaje en pequeñas embarcaciones de totora; natación con Pora, un flotador de totora, y Aka Venga, que exige correr con dos cabezas de plátanos transportadas en una varilla sobre los hombros.

Titingi Mahute: Competencia de trabajo con mahute, una planta introducida por los primeros habitantes polinésicos, en la cual luego de procesar la materia prima se confeccionan trajes típicos.

Hacer Trekking por Volcanes y Cuevas: El paisaje de origen volcánico ofrece interesante hitos geográficos posibles de recorrer por los amantes del trekking. Una serie de cavernas y volcanes extintos provocan sensaciones poderosas, como reptar en la oscuridad a la vista plena de las mesetas verdes de la isla que contrastan con el azul eterno del Pacífico.

Ana o Keke y Ana Te Pahu son las cavernas más populares. La primera es la Cueva de las Vírgenes por haber sido el lugar donde las mujeres pascuenses de la antigüedad eran encerradas para que se blanquearan antes del matrimonio. Hay que entrar reptando y se ubica en la cara norte del cerro Poike.

img_banner