Destinos Clásicos

Imperdibles de Valparaíso

viernes, 31 de julio de 2009 Categoría: Cultura
La Sebastiana Valparaiso La Sebastiana (Photo:Sernatur)

Pasar un Año Nuevo en el Mar: Cada 31 de diciembre se reúnen casi dos millones de personas en Valparaíso. Calles, restaurantes y terrazas que dan hacia la bahía, colmadas de personas para observar, al llegar el año nuevo, uno de los eventos pirotécnicos más espectaculares del cono Sur. Por más de media hora los fuegos y la alegría iluminan el cielo de la V Región.

El Año Nuevo en el Mar comenzó en 1952 y se ha convertido en una tradición que trasciende las fronteras. Las mejores vistas se encuentran en los paseos Gervasoni, Yugoeslavo, Atkinson, Barón y 21 de Mayo. Luego de los fuegos de artificio las calles se transforman en un carnaval. Todo el mundo comparte abrazos y amistad. Es una formidable manera de empezar un nuevo año.

Visitar La Sebastiana: Una de las tres casas del poeta y premio Nobel Pablo Neruda, se ubica en la parte alta del Cerro Bellavista. Abierta a las visitas del público, está llena de adminículos y detalles que recuerdan la afición del artista por la colección de objetos. A un costado se ubica un centro cultural con exhibiciones permanentes de artistas locales. www.fundacionneruda.org, Ferrari 692, Teléfono (32) 2256606

Comer una Chorrillana: Este plato es orgullo de los restaurantes locales. Los ingredientes son papas, huevo, cebolla y carne frita a cuadraditos, y se sirve en un plato ovalado. Su origen es parte del mito, sin embargo todo porteño reconoce que hay un  lugar que es el más apropiado a la hora de probarlo: el Casino Social J. Cruz, verdadera institución bohemia que está ubicada, como buen dato, en un callejón sobre la calle Condell. Lo mejor es el ambiente del lugar completamente adornado con recuerdos de todo tipo que crean el ambiente de un museo. Hay músicos populares, circulación de chorrillanas al por mayor y verdadero clima porteño. No deje de probarla.

De Carrete Porteño: La noche ofrece atracciones especiales en Valparaíso. Múltiples locales nocturnos se abren con la caída del sol. La juventud universitaria y los marinos de embarcaciones de paso, dan vida a la noche porteña. Los locales preferidos son el Balmaceda y el Barcelona, situados en el Almendral; El Huevo, a pasos de la Plaza Aníbal Pinto; La Sala de la Piedra Feliz y el Duff Club en calle Errázuriz; El Proa y El Playa en el Barrio Puerto.

También hay zonas habituales de fiesta, como la mítica subida Ecuador o la subida  Cumming en donde un sinnúmero de bares y boliches ofrecen música y conversaciones variadas con cualquier parroquiano joven. Si desea lugares más tradicionales, la bohemia sigue viva en bares de raigambre, como el mítico Cinzano, o en clubes de tango.

El Carnaval Cultural: Entre Navidad y Año Nuevo, el Puerto cambia y las calles son escenario de compañías de teatro y danza, pintores, músicos, cineastas, cocineros, fotógrafos y folcloristas. Durante tres días, desde el año 2001, se celebra el Carnaval Cultural de Valparaíso.

Es una verdadera fiesta callejera, cientos de miles de personas se congregan esperando el paso de los pasacalles que, vestidos con trajes de vivos colores y formas fantásticas, representan cada año un homenaje a diferentes ciudades del mundo. Es el mejor anticipo para la fiesta de fuegos artificiales de fin de año.

 

img_banner