Geografía y naturaleza

Reservas naturales

El agua y los bosques de Chile constituyen escenarios ecológicos de incalculable valor.

domingo, 05 de julio de 2009  
Queulat , Aysen Queulat , Aysen (Photo:TurismoChile)

Para el ser humano del mundo moderno, el agua y los bosques poseen más valor que el oro o cualquier piedra preciosa. Chile es un país privilegiado por estos elementos vitales de la naturaleza. Unesco declaró ocho zonas del país parte del Directorio de Reservas de la Biosfera.

Son lugares que contribuyen a la conservación de ecosistemas, especies y diversidad genética, de inmenso significado planetario. Asimismo, el Estado de Chile creó por ley un Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas, a cargo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

De este modo se estimulan también iniciativas privadas de protección del medio ambiente, las que superan el número de 500 y abarcan 1,7 millones de hectáreas (4,2 millones de acres). Se denominan Áreas Silvestres Protegidas de Propiedad Privada. Asimismo, existen 96 zonas de conservación que suman una superficie aproximada de 14 millones de hectáreas (34,5 millones de acres), y corresponden al 19% del territorio nacional.

Zonas de conservación protegidas


Chile es un país pionero en la protección del medio ambiente. En 1907, declaró área protegida la reserva nacional Malleco y, desde entonces, ha avanzado de modo sostenido en políticas de protección del patrimonio natural. El Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas y las 96 zonas de conservación confirman esta vocación de país. Son 33 parques nacionales, 48 reservas nacionales y 15 monumentos nacionales.

Algunas áreas han sido nombradas por Unesco patrimonio de la humanidad, como el parque nacional Rapa Nui, que en sus 7.130 hectáreas en la isla de Pascua posee sitios arqueológicos y naturales.

Entre las reservas nacionales, singular interés provoca Radal Siete Tazas, ubicada a 100 kilómetros de Talca, la capital regional del Maule, donde el principal atractivo lo constituyen siete caídas de agua proveniente del río Claro.

Monumentos nacionales son, entre otros, el cerro Ñielol, de Temuco; los islotes de Puñihuil, en Chiloé; la cueva del prehistórico milodón y la laguna de los Cisnes, en Tierra del Fuego, también en los territorios más australes del país.