Los Parra

La parra más generosa, de la que beben generación tras generación mujeres y hombres de Chile y el mundo, es la de esta familia cuya contribución a las artes ha sido significativa.

lunes, 06 de julio de 2009  
Javierra Parra Javierra Parra, (Photo: Evolución Producciones)

Chile es reconocido por la calidad de sus vinos, por las virtudes de parras y cepas que se vuelven pródigas en una tierra privilegiada por las condiciones del clima.

Pero probablemente una de las parras más valiosa del país es la familia cuyo apellido es precisamente Parra. Su influencia en las artes se manifiesta de modo evidente en las distintas generaciones de creadores.

La música, la literatura, las artes plásticas, el teatro popular en Chile no hubieran sido lo mismo sin los Parra.

Nicanor Parra Alarcón y Clarisa del Carmen Sandoval fueron los progenitores en el sur de Chile, en los comienzos del siglo XX. Todos los hermanos Parra Sandoval se dedicaron a la música, la literatura y el espectáculo.

Los más nombrados son Violeta (1917-1967) y Nicanor (1914), Premio Nacional de Literatura. Violeta ya era considerada en los 50 la mejor folclorista del país. El alma popular, del campo y la metrópolis, se expresa en la autenticidad de la interpretación de su canto. Sin alejarse de sus raíces creó sus propios temas, algunos con ánimo de experimentación como las anticuecas. En torno suyo se iniciaron, además de sus hijos Ángel e Isabel, nuevos artistas como Víctor Jara y el conjunto Cuncumén.

Al inicio de los 60 escribió el tema La carta, para su hermano Roberto que había sido víctima de la represión policial. Grabada por el conjunto Quilapayún, se convirtió en un tema emblemático de la canción de protesta social, y dio origen al movimiento de la “nueva canción chilena”.

Entre sus más hermosas composiciones, Violeta Parra dejó Gracias a la vida, una canción universal que ha sido interpretada en diversos idiomas y por artistas como Joan Baez, Elis Regina y Mercedes Sosa.

Roberto y Eduardo Parra eligieron la cueca popular urbana, las cuecas choras. Experimentaron versiones del fox trot que los llevó a la creación del original jazz guachaca. Roberto es autor también de las Décimas de la Negra Ester, texto que es llevado al teatro en los 80 y permite un acercamiento entre la juventud y su obra.

Alrededor de Violeta, se fundó la Peña de los Parra, lugar de encuentro de la “nueva canción chilena” en los 60. Tras el golpe de Estado de 1973, Ángel fue detenido y en el campo de prisioneros de Chacabuco compuso La pasión según san Juan. En el exilio, su hermana Isabel difundió la obra de Violeta y continuó su trabajo de compositora.
 
La tercera generación

Con el retorno de la democracia y el fin del exilio agregaría “desde los 90”, Ángel Parra Orrego y su hermana Javiera, nietos de Violeta,  conquistaron al público juvenil. Javiera hizo su carrera como cantante del grupo pop Javiera y Los Imposibles y su hermano, con formación de guitarrista de jazz, integró la banda Los Tres, una de las más populares de las últimas décadas.  Al repertorio del grupo son incorporados el jazz guachaca y las cuecas choras, de los tíos Roberto y Eduardo. El nieto de Violeta tiene además su propia banda de jazz, Ángel Parra Trío..

Tita Parra, hija de Isabel, también es parte de la escena musical chilena como intérprete y compositora.  Suele realizar presentaciones junto a su madre e interpretar temas de su abuela. Tita ha indagado en formas que combinan ritmos jazzísticos,  bossa funk, rock-pop y de raíz folklórica. En decidida onda rockera, Colombina, hija del poeta Nicanor Parra, agrega su aporte para el público juvenil del siglo XXI.

Todos, en algún momento y con los ritmos de cada época, vuelven a los temas de Violeta Parra, la primera de la familia. Su hermano Nicanor, uno de los principales escritores de Hispanoamérica, le dedicó un día el poema Defensa de Violeta Parra. En sus primeros versos, pone:

Dulce vecina de la verde selva / Huésped eterno del abril florido / Grande enemiga de la zarzamora / Violeta Parra. / Jardinera / locera / costurera / Bailarina del agua transparente / Árbol lleno de pájaros cantores / Violeta Parra.

 

img_banner