Antofagasta: mucho más que La Portada

El principal puerto minero del norte de Chile ha crecido exponencialmente en el último tiempo. Una ciudad moderna y con mucho comercio se mezcla con un litoral desértico y con bellas formaciones rocosas.

lunes, 06 de julio de 2009 Categoría: Cultura
Antofagasta Antofagasta (Photo: Sernatur)

Antofagasta tiene una historia larga. Fueron sus primeros habitantes, los changos habitantes milenarios de la zona, quienes bautizaron a la actual capital regional como  “La Puerta del Sol” o Antofagasti. La razón emana del actual Monumento Natural que es postal obligada en cada visita: “La Portada”.

Gran atracción pero no lo único. Hay varias cosas que observar en una ciudad que en la última década ha sufrido drásticos cambios que avanzaron a un puerto moderno a uno que quiere convertirse en algo pro. La identidad está en proceso en esta ciudad fundada en 1870 como “La Chimba” y que era patrimonio boliviano previo a la Guerra del Pacífico.

Antofagasta es la principal ciudad minera del país. Recibe en su puerto los resultantes de todas las extracciones minerales efectuadas en la región y que han ido en aumento, provocando un crecimiento veloz y que se vive en los modernos centros comerciales que ostenta, con tiendas de nivel.

Si quiere ver lo tradicional debe pasar a la plaza de Armas rodeada de añosos edificios. O visitar el mercado y comerse un ceviche con ostiones mirando el oficio del lugar. Gran paseo es recorrer la remozada costanera que cubre una distancia kilométrica y que ha posibilitado la recuperación del importante y bello borde costero de la ciudad.

Atractivos

Playas
Las mejores están al norte, donde sobresale la célebre La Portada, compuesta por una enorme roca que ha sido erosionada por el mar y que forma un arco, y la bella Hornitos, que tiene aguas tranquilas ideales para el baño, arena fina y donde es posible sacar machas y otros mariscos con la rudimentaria técnica de los pies.

En tanto, la bahía de Mejillones es ideal para la pesca, el buceo y la caza submarina. En esta zona del país es importante, por el calor y la radiación del sol, tomar ciertos cuidados como utilizar bloqueador.  Las mareas son peligrosas, se recomienda seguir las indicaciones de los salvavidas.

Museo Regional
Ubicado en pleno barrio histórico, a una cuadra de la plaza, su fachada no podría ser mejor, corresponde al antiguo edificio de la Aduana. En su interior hay una vasta muestra mineralógica, histórica y cultural. Tiene más de nueve mil piezas espléndidamente expuestas.

Ruinas de Huanchaca
Los vestigios de esta antigua mina de plata (1892) se ubican en la avenida Argentina de Antofagasta. Su arquitectura es llamativa por las gruesas paredes de piedra rojiza. Fue la refinadora más moderna del continente. En diciembre se suele celebrar el concierto de Navidad que cuenta con animados fuegos artificiales y la presentación de coros y de la orquesta sinfónica de Antofagasta.

La mano del desierto
Muchos se extrañan cuando se encuentran con esta mano de 11 metros de altura que emerge desde la arena y que parece saludar. Esculpida en piedra de granito en 1992 por el chileno Mario Irarrázabal está ubicada en lo 1.100 metros de altura y a 75 kilómetros al sur de Antofagasta. Es foto obligada.

Observatorio Cerro Paranal 
A 120 kilómetros al sur de Antofagasta se encuentra este moderno observatorio que es uno de los más importantes del mundo y que funciona con un VLT (Very Large Telescope) que consiste en cuatro telescopios en serie de 8,2 de diámetro cada uno. Es operado por la ESO (European Southern Observatory). El complejo astronómico está ubicado a 2.600 metros de altura sobre la cima del cerro Paranal. Se puede visitar fines de semana y aprovechar las condiciones de los cielos chilenos prácticamente únicos en el mundo.