Respaldo desde el Estado

Los organismos públicos apoyan decididamente a la ciencia. Sus recursos se han duplicado en los últimos años.

trabajocorfo

Con una sostenida política de apoyo al desarrollo científico, distintas agencias estatales entregan becas y recursos que se han incrementado paulatinamente de manera sustancial. Con el mismo espíritu, se han materializado programas de investigación asociativa para abordar proyectos de mayor envergadura y complejidad, y se ha anunciado la búsqueda de incentivos tributarios para promover la inversión privada en investigación y desarrollo.

Un importantísimo rol cumple la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt. Esta institución del Estado apoya hace más de 40 años la creación de capital humano y el refuerzo de la investigación de excelencia en los ámbitos del conocimiento que mayor impacto tienen en el progreso del país.

Conicyt dispone de un sistema integral de programas para alumnos de escuelas, becas de postgrado en Chile y el extranjero, así como recursos para investigaciones a nivel local. Entre 2006 y 2009  aumentó en 120% los fondos destinados a desarrollar y fortalecer el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. En 2009 los fondos sumaron 250 millones de dólares.

En el fortalecimiento de la base científica y tecnológica, los fondos han crecido 54% desde 2005, al tiempo que para el desarrollo de capital humano el presupuesto se ha incrementado 490%, hasta llegar a 93 millones de dólares en el mismo período.
Luego de asumir en su cargo, la Presidenta Michelle Bachelet encomendó al Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad el diseño de una estrategia nacional.

Tras consultar con expertos, el Consejo construyó un mapa de los 11 sectores productivos, o clusters, consolidados y emergentes, con más y mejores oportunidades para la década venidera.

Después, definió su actuación en las áreas fundamentales de la estrategia -capital humano, ciencia e innovación empresarial- y su organización para “cumplir las tareas de manera oportuna y armónica, teniendo como objetivo final que el sector privado maximice su potencial”.

Por su parte, el Congreso Nacional discute el funcionamiento permanente de la institucionalidad vinculada a la innovación; un proyecto de ley que, entre otros objetivos, busca que los recursos en esta área no dependan anualmente del presupuesto de la nación.

Un tercer actor crucial es la Corporación de Fomento de la Producción, Corfo, la agencia de desarrollo económico estatal, que contempla más de 50 líneas de apoyo para las empresas y proyectos nacionales idóneos, a través de sus oficinas en todo el país y sus representaciones en Europa, Norteamérica y Oceanía.

A principios de 2009 y durante la celebración de su 70º aniversario, Corfo anunció la entrega anual de más de 700 millones de dólares para subsidios y créditos. En su balance de la gestión anterior, destacó la atención a 80 mil empresas y la inversión de 200 millones de dólares para capital de riesgo, lo que facilitó la creación y desarrollo de negocios innovadores.