Ciencia, turismo y conservación

De norte a sur de Chile existen innumerables rincones que pertenecen y seguirán perteneciendo al Estado, pero que entregados a una administración privada -sea esta chilena o extranjera-, pueden dar de sí todo su potencial sin alterar el entorno.

cabofroward550x290jpg

Patache

En la zona de Alto Patache, en Iquique, Primera Región de Tarapacá, el Estado de Chile entregó en concesión por 25 años un total de 1.114,40 hectáreas a la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El predio es un oasis de neblina de alto valor biocultural emplazado en el desierto absoluto. Representa un ecosistema relictual con alta relevancia ecológica debido a la presencia de especies endémicas como coleópteros, reptiles y flora. El predio contiene vestigios de la antigua comunidad cazadora-recolectora que habitaba la zona entre 6.300 a 8.000 años A.C.

El objetivo de la concesión es el desarrollo de ciencia básica y aplicada, la integración y coordinación con equipos de trabajo de universidades regionales en materias afines a las tratadas en el sitio; el desarrollo de un centro de investigaciones del desierto, para poner al servicio de la comunidad de la región los conocimientos y tecnologías para la captación de agua a través de neblina; e integrar mediante visitas guiadas a la comunidad escolar de bajos recursos en la experiencia de la realización de ciencia.

Lago Copa

La Fundación Wilderness recibió en concesión durante 20 años un predio de 11.583 hectáreas en la comuna de Cisnes, Región de Aysén, donde abundan las formaciones de bosque caducifolio templado andino de nothofagus pumilio y ribes cucullatum, entre otros.

El objetivo del proyecto es la protección y conservación de los bosques siempre verdes que se encuentran en las zonas altas de la cuenca, así como la creación de un área protegida que preste servicios de recreación y turismo en beneficio de la comunidad local y comunal.

La existencia de un flujo de materia orgánica en el ecosistema acuático del lugar asegura la presencia de especies de peces que son la base de una creciente actividad turística de pesca con mosca. En la zona, de hecho, existen cuatro lodges de pesca.

El espíritu del proyecto también apunta al desarrollo de un área protegida de sistemas naturales que sean objeto de actividades de manejo, a través de las cuales se asegure un flujo sostenible de productos y servicios que satisfagan las necesidades de la comunidad y contribuyan a perfeccionar las prestaciones turísticas locales.

Cabo Froward

En el punto más al sur de la masa continental de Sudamérica existe un predio fiscal de alto interés turístico por sus condiciones geográficas y por tratarse de área de recreación para la comunidad de Punta Arenas, en la Región de Magallanes.

Se trata de un territorio de 9.888,54 hectáreas donde, entre otra vida silvestre, viven las poblaciones más australes de huemules y pumas, especies que se encuentran fuertemente amenazadas en la región.

El predio fue entregado en concesión por 25 años a la Sociedad Marítima Cabo Froward, El proyecto consiste en la recuperación patrimonial del sector Faro San Isidro y su habilitación como museo, la construcción de una hostería y la creación de una oferta turística ligada a la navegación, el trekking y la observación de fauna silvestre. Además existe una ruta patrimonial de 45 kilómetros que está en una etapa de mejoramiento del trazado con la implementación, entre otros adelantos, de pasarelas y puentes.

Esta entrada también está disponible en Inglés