Medicina: los niños primero

Especialistas chilenos se dedican a la investigación y contribuyen a los avances del tratamiento y prevención de enfermedades.

1_28072009_152950_nino
English version Medicine: children first

En procesos médicos se habla de biotecnología roja, que es aquella que permite el diseño de organismos para producir antibióticos, el desarrollo de vacunas más seguras y nuevos fármacos, los diagnósticos moleculares, las terapias regenerativas y el desarrollo de la ingeniería genética para curar enfermedades a través de la manipulación génica.

En la guía Lonely Planet se puede leer: “Los chilenos suelen adorar a los niños y a las guaguas (bebés), así que quien viaje con ellos ya tiene mucho camino andado para romper las barreras culturales. La querencia nacional por los pequeños se refleja también en todo lo que concierne a la seguridad, la salud y las actividades orientadas a la familia”.

Aunque se trate de una publicación eminentemente turística, la descripción puede extenderse en Chile a la Pediatría. Como en todos los países desarrollados, las enfermedades respiratorias en los lactantes son de fuerte impacto y representan un desafío para la medicina local.

Uno de los grandes enemigos de los niños es el virus respiratorio sincicial, responsable de tres cuartos de las hospitalizaciones durante la época estival y de 12,3% de los decesos. De ahí la importancia de la investigación del bioquímico nacional Alexis Kalergis, quien desarrolló una vacuna con bacterias atenuadas cargadas de antígenos.

Otro aporte significativo, en la lucha contra el rotavirus, ha sido el del médico Miguel O’Ryan, publicado en el New England Journal of Medicine y premiado como el trabajo de mayor impacto en 2006 por la también revista especializada The Lancet.

La denominada “gripe del intestino” mata cada año al menos a medio millón de niños en el mundo. El especialista chileno estuvo a la cabeza del equipo que desarrolló para el laboratorio GlaxoSmithKline el antídoto Rotarix, que cuenta con la aprobación de la Organización de la Salud (OMS) y las autoridades de salud de más de 80 países.

Esta entrada también está disponible en Inglés