Punta Arenas, el puerto magallánico

Junto al Estrecho de Magallanes, la ciudad cuenta historias de colonos y nativos frente a la mágica Tierra del Fuego.

puntaarenas

La ciudad más grande de Patagonia y una de las la más australes de América, es habitada actualmente por 130 mil magallánicos, cuyos ancestros tomaron posesión de este enclave en 1848. Con un centro histórico de magníficas mansiones centenarias, herencia del período estanciero más productivo de Patagonia.

En la actualidad la ciudad ubicada a 3.115 kilómetros al sur de Santiago, es la capital regional y principal puerto del afamado Estrecho descubierto en 1520 por el navegante portugués Hernando de Magallanes. Moderna y con suficientes atractivos no obstante  las distancias respecto de la capital de Chile, invita a dar una vuelta por su centro y por las grandes áreas comerciales como la Zona Franca que ofrece descuentos.

Es recomendable caminar por el parque ubicado en la Avenida Colón con sus enormes árboles recortados en formas circulares y cuyo derrotero da al mar. La presencia del Estrecho de Magallanes es vital. Toda la ciudad se comunica con el mundo principalmente por esta vía que fue usada por la marina mercante hasta la creación del canal de Panamá. Actualmente el puerto es ocupado por grandes buques y trasatlánticos turísticos que hacen escala en la ciudad.

Mención especial merece la poderosa naturaleza de Punta Arenas. Varias reservas nacionales la circundan. Durante cada estación la zona provoca diferentes sensaciones: los vientos de primavera generan rachas de más de 100 kilómetros por hora; en el verano el clima es benigno, no tan frío pero con fuertes radiaciones solares: el otoño anuncia que los bosques de lengas cambiarán de color verde al rojo, causando un maravilloso espectáculo, y en el invierno las cumbres quedan nevadas y permiten esquiar laderas con privilegiada vista al mar.

Atractivos de la ciudad

Hay ciertos ritos ineludibles en todo lugar. En Punta Arenas es un deber besar el pie del indio selknam en la plaza Muñoz Gamero, que es parte de la escultura en honor a Hernando de Magallanes. Se dice que el ósculo asegura volver a Patagonia. El monumento está al centro de la plaza Muñoz Gamero, la principal de la ciudad, la cual posee viejas coníferas que adornan el entorno al igual que el quiosco victoriano de 1912 que cobija a un centro de informaciones turísticas. Los edificios que rodean a la plaza tienen una singular notoriedad: la Catedral, el Club de la Unión y la Intendencia, entre otros, le han valido el título de zona típica.

Hay dos zonas para sentir el Estrecho de Magallanes en la costanera. Ambas parten desde la zona puerto ubicada a tres cuadras de la Plaza Muñoz Gamero. Hacia el norte se ha recuperado el borde costero y hay una serie de estatuas alusivas a Patagonia que orlan el límite con el mar. Al sur, en cambio, se ubican los barrios de la Armada, el Parque María Behety, con pistas de patinaje en hielo durante el invierno, y los restos de la antigua fragata inglesa Lord Lonsdale. Ambos recorridos regalan hermosas panorámicas de Tierra del Fuego.

El palacio Sara Braun es considerado una joya arquitectónica, fue construido con estilo europeo entre los años 1895 y 1899. Fue hogar de Sara Braun, una de las mujeres más poderosas en Patagonia del siglo XIX. La construcción es de estilo neoclásico, un lujoso palacio que aún cuenta con frescos en los cielos, muebles originales, marqueterías francesas y esculturas. Actualmente funciona allí el Club de la Unión y un hotel.

Punta Arenas tiene un importante legado patrimonial. El Museo Salesiano posee exposiciones de artesanía indígena, flora y fauna, etnología y mineralogía; el Museo Naval guarda parte del gran caudal histórico de esta zona del mundo y una réplica de un buque completo; el Museo Militar tiene muestras de las campañas de la soberanía y, en el Instituto de la Patagonia, centro intelectual regional, se encuentra el Museo del Recuerdo con máquinas, herramientas y carruajes del período de los colonos. Se recomienda visitar también el Museo Regional, antiguo Palacio Menéndez, que cuenta con importantes colecciones arqueológicas como son Fell y Marazzi. Junto a estas últimas, destacan las colecciones bibliográficas, etnográficas y fotográficas.

Situado en la Reserva Forestal Magallanes y con una superficie total de 209 hectáreas, de las cuales aproximadamente 18 corresponden al área esquiable, el cerro Mirador es el centro de esquí más austral del país. Ubicado a 9 kilómetros de Punta Arenas, posee 11 pistas con la máxima altura de 600 metros, lo que otorga la principal característica del lugar: su vista al Estrecho de Magallanes y Tierra del Fuego. Durante el verano hay senderos de trekking, bicicleta de montaña y canopy para la práctica deportiva.

Inaugurado en 1894, el cementerio de Punta Arenas tiene enormes mausoleos, algunos muy fastuosos, como el de José Menéndez, y pinos cortados en formas geométricas, que le dan un aire muy enigmático. Ideal para los fotógrafos.

Atractivos cercanos

El fuerte Bulnes se erigió en el lugar donde el ejército chileno tomó posesión del Estrecho de Magallanes en 1843, bajo el mandato del entonces presidente Manuel Bulnes. Fue rápidamente abandonado tras la constitución de Punta Arenas. Es Monumento Nacional y se encuentra a 55 kilómetros al sur de la ciudad.

Pali Aike significa País del Diablo en lengua tehuelche, pueblo que habitó la zona hasta la llegada de la colonización occidental. El parque nacional que lleva dicho nombre es uno de los puntos menos conocidos de la zona cercana a Punta Arenas. Tiene 5030 hectáreas protegidas en el límite fronterizo con Argentina y el paisaje es de estepa fría patagónica. En su territorio fueron descubiertas osamentas humanas con una data de 9 mil años.

Para admirar, la Cueva Pali Aike, el volcán Morada del Diablo, y observar grietas y formaciones de lava basáltica del Escorial del Diablo. Hay senderos de trekking, 4 de hasta 2 kilómetros de largo, y es necesario llevar calzado adecuado. Este sitio es postulado por parte del Estado como Patrimonio de la Humanidad. Se encuentra a 192 kilómetros al Este de Punta Arenas.

El seno Otway es uno de los mejores puntos en el continente para la observación de pingüinos magallánicos, Spheniscus magellanicus. Son 60 mil colonias que llegan a procrearse a la zona entre los meses de octubre y marzo. Hay varios senderos para visualizar la actividad de estas aves, además se puede observar a otros animales como ñandúes, caiquenes, flamencos, cisnes, gaviotas, zorros, chingues y coipos. El seno está ubicado a 70 kilómetros al norte de Punta Arenas.

A 52 kilómetros de Punta Arenas se ubica la laguna Parrillar, una reserva nacional de más de 18 mil hectáreas, de las cuales 970 corresponden a la cuenca lacustre. Se realizan trekkings al río San Juan y viajes en canoa.

Esta entrada también está disponible en Inglés