Ciencia para crecer

Detrás de un envase plástico, lectores de CD y otros artefactos que influyen en la vida diaria de las personas hay silenciosas investigaciones en nanociencia y fotónica que se realizan en Chile, país que apuesta con paso firme en la ciencia y la tecnología.

550x290centros

Lo pequeño es grande para los científicos del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología (Cedenna) de la Universidad de Santiago. Su misión es facilitarles la vida cotidiana a las personas. En estos días trabajan con nanopartículas que, integradas a envases plásticos para alimentos, permitirán extender la vida útil de los alimentos una vez envasado y al mismo tiempo, se incrementará también su potencial de comercialización.

Esta aplicación práctica válida para la industria del alimento, también lo es para la industria de la farmacología. Según explica Dora Altbir, directora de Cedenna y doctora en física, todo el desarrollo de este centro de excelencia se realiza a la escala de los nanómetros. Es decir, con una medida que equivale a una millonésima parte del milímetro. Para dimensionar, digamos que el diámetro de un pelo de una persona es de un millón de nanómetros.

“Uno de los objetivos de nuestro centro es lograr través de la investigación aplicada soluciones prácticas enfocadas en la mejora y desarrollo de productos”, explica la doctora Altbir, quien agrega que el Cedenna también forma profesionales de alta calificación.

Paradójicamente son estas “pequeñeces” que están haciendo crecer a Chile. El Cedenna junto a otras cuatro iniciativas científicas fueron seleccionadas a comienzos de septiembre por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) para la creación y consolidación de cinco nuevos centros de excelencia en la investigación, que se agregarán a otros ocho ya existentes desde hace un año.

El desafío es que mediante un financiamiento de $20 mil millones (US$ 36 millones) provenientes del Fondo de Innovación para la Competitividad, estos centros contribuyan a la apuesta de Chile de avanzar en la construcción  de una sociedad basada en el conocimiento. Otras de las áreas que se promoverán son la tecnología para la minería y la fotónica, entre otros.

Desarrollo para el siglo XXI

Si la electrónica fue la ciencia del siglo XX, actualmente muchos sostienen que la fotónica es lo que prevalecerá durante el siglo XXI. Es algo que también creen firmemente en el Centro de Óptica y Fotónica (Cefop) de la región del Bío Bío. La fotónica –ciencia de generación, control y detección de “fotones” (partícula fundamental, constituyente básico de la luz) está presente en los lectores de CD, en las cámaras fotográficas integradas en teléfonos celulares, en las pantallas planas, impresoras láser, sistemas de vigilancia y en muchas actividades de nuestra vida diaria.

El Cefop que también fue designado como centro de excelencia nació producto de la iniciativa de ingenieros y físicos de la Universidad de Concepción y ha desarrollado soluciones en materia de teledetección satelital, como es el análisis de datos de temperaturas marítimas, mapas de concentración de clorofila (para la industria del salmón) y monitoreos de bosques, que le ha permitido al sector forestal resguardarse y frente a los incendios.

Según explica el doctor Rolando Hernández, director alterno y de desarrollo tecnológico del Cefop, la creación de este centro de excelencia tiene como objetivo “establecer vínculos con la industria, convirtiéndose en un lugar de encuentro para físicos e ingenieros que trabajan en óptica y fotónica en Chile”. Además la iniciativa buscará generar productos que le reporten una mayor competitividad al país.

Los otros organismos que contarán con financiamiento basal son el Centro Científico y Tecnológico de Valparaíso de la Universidad Técnica Federico Santa María, que colabora con el Centro Europeo de Investigación Nuclear de Suiza en la puesta en marcha del mayor acelerador de partículas del mundo; el Centro de Tecnología para la Minería de la Universidad de Chile, que se ha trazado el objetivo de estar entre los líderes mundiales en el campo de la tecnología aplicada a la minería. Esta misma universidad alberga al Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI), también seleccionado, que ha diseñado la calendarización del campeonato de fútbol profesional de Chile y el reparto eficiente de textos escolares y raciones escolares.

Fotografía: gentileza del Centro de Óptica y Fotónica, CEFOP, Universidad de Concepción.