Biotecnología en Chile

El país es centro de negocios del cono sur, reserva mundial de la biosfera, vanguardia latinoamericana en ciencia y tecnología.

biotecnologiacorfo
English version Biotechnology in Chile

Un centro de investigación avaluado en 20 millones de dólares inauguró a mediados de 2009 la multinacional Syngenta en el extremo norte de Chile. El clima desértico del valle de Azapa fue el sitio ideal para las pruebas de cultivos híbridos en un invernadero de 42 hectáreas, el más moderno de Sudamérica. Maíz, soya y maravilla serán objeto de pesquisas con las últimas técnicas sobre luminosidad, humedad, temperatura e irrigación. Este ejemplo revela el relieve que está teniendo la biotecnología en Chile.

De parte del Estado el compromiso también existe y poco antes del lanzamiento de Syngenta en Azapa, Chile adhirió al Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), que anteriormente habían suscrito más de 140 países. Y debutó en el plano mundial precisamente para proteger la creación biotecnológica de un científico nacional.

El país marcó anteriormente una decidida presencia internacional en esta materia, cuando, en conjunto con Naciones Unidas,  celebró en la ciudad de Concepción el Primer Foro Global de Biotecnología 2004, reafirmando el compromiso del país con el desarrollo de esta labor que integra la biología con la medicina, la agricultura, la industria y el mar, entre otras especialidades.

A través de la estatal Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), y específicamente con su programa Innova, el Estado de Chile aporta 200 millones de dólares desde 2005. De esa cifra, casi 20% se ha reservado para la genómica, gracias a lo cual más de un centenar de empresas realizan investigaciones para mejorar los productos de sectores como el frutícola, vitivinícola, salmonero y forestal.

Estos esfuerzos públicos y privados han permitido descubrimientos de inmenso potencial, que muchas veces consiguieron eco mundial. Algunos aparecen reseñados en el documento 70 historias exitosas de innovación y ciencia a cargo del fomento de la biotecnología.

Polo de innovación

El valle de Azapa, cercano a la ciudad de Arica, se ha constitutito en uno de los polos de mayor desarrollo de la biotecnología en Chile. La instalación de la suiza Syngenta se suma a empresas como Pioneer Dupont, Sakata, South Pacific Seeds, Massai, Anasac, CIS, Tuniche y Maraseed, cuyas inversiones bordean los 46 millones de dólares.

El respaldo del Estado se materializa a través del programa Innova de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo). Los recursos del organismo se han concentrado en 14 programas relacionados al mejoramiento de vino, salmón, fruta y productos forestales. Con el respaldo de Corfo trabajan 39 grupos de investigación y 116 empresas.

Según las estimaciones de Innova, la industria de la biotecnología crece en Chile alrededor de 20% al año, sobre todo si se añaden los 17 consorcios tecnológicos que operan en el país. De estos, el 60%  basa sus investigaciones en dicha disciplina, con montos comprometidos por 132 millones de dólares.

Las cifras que maneja Corfo son sencillamente contundentes pues las  firmas especializadas prácticamente se triplicaron en los últimos cuatro años. El 60% de ellas se concentra en mejoras de recursos naturales, mientras que 22% lo hace en biomedicina. Además, existen 61 centros de investigación y 215 grupos de especialistas.

 

Esta entrada también está disponible en Inglés