Danza y bailes tradicionales

Cultura religiosa y tradicional, fiestas populares y celebraciones, pueden convertir al país en una extensa pista de baile.

musicabailepascuense
English version Traditional dances

Si el arte es expresión de la cultura de un pueblo, la danza es lo que pone en movimiento dicha cultura. Como todos los pueblos, el chileno manifiesta su carácter, celebra ritos ancestrales y festeja a través del baile. En el norte es la fiesta de La Tirana, en el sur es el guillatún un ritual mapuche; en Isla de Pascua es el sau sau, su popular, y en todo el país es la cueca, el baile nacional, forma coreográfica que representa a una pareja con pañuelos al aire y en coqueteo picaresco.

Todas expresiones típicas ligadas al folclore, a conmemoraciones religiosas o celebraciones nacionales. El Ballet Folklórico Nacional (Bafona), preserva y difunde las danzas de Chile con un sentido más académico y de espectáculo.

Bailes típicos de norte a sur

En el norte las danzas tradicionales están influidas por las culturas quechua y aimara. Es una expresión de la religiosidad popular y forma parte de fiestas paganas herederas de la cultura inca. Una manifestación de sincretismo con la influencia católica es la diablada, parte de la fiesta de La Tirana, danza de cofradías en la que algunos bailarines usan máscaras demoníacas al tiempo que los acompañantes visten trajes de colores y tocan instrumentos musicales de percusión y viento. Otros bailes propios del norte del país, sin connotación religiosa, son el trote, el cachimbo y la cueca nortina.

En la zona central la reina es la cueca, expresión que se desarrolla especialmente en las Fiestas Patrias. En Santiago y Valparaíso, predominan los modos campesinos, de salón y también la cueca brava. La coreografía básica de coqueteo varía en cada caso.

Otro baile de pareja y coquetería es el sombrerito; aquí la mujer reemplaza el pañuelo con un sombrero, se acerca y se aleja mezclando pasos lentos con otros cortos y rápidos. Terminada la danza de conquista, la pareja oculta sus caras tras el sombrero simulando un beso.

En el sur, el baile mapuche manifiesta culto a la divinidad y es también ceremonia de sanación. En el guillatún se elevan plegarias a Ngenechen, divinidad suprema, junto al rehue o canelo, árbol sagrado de esta cultura. También está el loncomeo, que significa mover la cabeza, expresión que imita movimientos de animales alrededor del fuego o fogón. En los rituales es fundamental la presencia de la machi, autoridad religiosa de los mapuche, porque ella es la encargada de sanar a la gente de la comunidad por su condición de única intermediaria entre los mortales y el mundo de los espíritus. Ocasión especial de fiesta y baile es por supuesto el año nuevo de los mapuches, We Tripantu.

Un poco más al sur, el clima influye en los bailes tradicionales. Entre pescadores y campesinos, los pasos y coreografías son más enérgicos, como un modo de alejar el frío. En la trastrasera, el hombre mueve los brazos invitando a la mujer a dar una media vuelta, con la falda tomada, hasta quedar frente a él. En el costillar, dos hombres compiten bailando alrededor de una botella que se pone en el centro de la pista, y el que la derriba resulta perdedor.

Otros bailes de pareja son en el vals chilote, en el que mujer y hombre marcan de manera creciente la intensidad de los pasos; la sirilla, originada en la seguidilla española, y la zamba refalosa, propia de la isla de Achao.

En Isla de Pascua, los bailes típicos son de origen polinésico. El sau sau y el tamuré son dedicados a los dioses, al amor y a la naturaleza. Se caracteriza por la sensualidad de los movimientos de cintura y caderas, brazos y manos ondulantes de mujeres y hombres que lucen sus collares de flores al viento. Con influencia tahitiana, el tamuré es una danza de la fertilidad; se baila en parejas, con sinuosos y veloces movimientos pélvicos y de piernas.

Influencias

Si la sirilla chilota tiene influencias españolas y el tamuré tahitianas, diversos bailes típicos, adoptados como propios en las fiestas populares chilenas, tienen su origen en otras tierras y culturas. La refalosa es originalmente peruana, el cuándo es español, la guaracha campesina es un legado de ritmos colombianos y cubanos. La polka proviene de Europa central y el corrido es típicamente mexicano.

Danza moderna

En los 40, la Universidad de Chile reunió un elenco estable para el Ballet Nacional Chileno. Para ese fin, trajo desde Europa a Ernst Uthoff, Lola Botka y Rudolf Pescht, destacados bailarines. El trabajo formativo permitió el desarrollo de los precursores de la danza contemporánea en el país, entre ellos Patricio Bunster, Joan Turner y Malucha Solari.

En los 60 y especialmente en el gobierno de Salvador Allende se promovió la masificación de la danza y se creó el Ballet Popular, iniciativas frustradas tras el golpe militar de 1973. En 1985, Turner y Bunster fundaron el Centro de Danza Espiral, con un especial énfasis en la danza moderna con sentido social.

 

Esta entrada también está disponible en Inglés