La empanada chilena

Con seguridad, a todos los chilenos les gusta. Y si un visitante no la prueba, se pierde el sabor único de la tradición.

empanadachilena550x290copia
English version The Chilean empanada

En hogares y casas de campo la empanada chilena invita a ser compartida, la mayoría de las veces acompañada de un vaso de vino tinto.

Se puede cocinar y consumir en cualquier fecha del año, aunque su momento estelar llega durante las Fiestas Patrias, en septiembre, cuando es apetecida y disfrutada en las fondas, los recintos típicos de comidas y bebidas en los que se celebra la independencia del país. En el campo se prepara en hornos de barro o en cocinas a leña; en la ciudad, en hornos normales.

La empanada más común es preparada con masa de harina de trigo, la que se rellena principalmente con carne molida y cebolla, mezcla que se denomina pino, además de huevo, aceitunas y pasas. Al envolver el contenido, doblando la masa, se forma un semicírculo y introduce al horno. En Semana Santa, la tradición religiosa católica aconseja no comer carne de vacuno; entonces, la empanada se rellena con mariscos o queso y también se hace frita en aceite.

Receta

De acuerdo a la tradición de la cocina chilena, una docena de empanadas se prepara según estas indicaciones.

Ingredientes para la masa
- 1 kilo harina
- 1 cuchara de sopa con polvos de hornear al ras
- 1 cucharadita de té rasa de sal.
- 200 gramos manteca de cerdo
- 1 taza de leche

Para el relleno
- Medio kilo de carne de vacuno, picada a mano muy fina o molida
- 2 cebollas grandes picadas finas
- 20 pasas
- 12 aceitunas grandes negras
- 3 huevos duros trozados, partidos en cuatro

La preparación
1.- Se fríe la carne en una sartén con cuatro cucharadas soperas de aceite, se añade un poco de ají de color (páprika) y aliño. En una olla aparte, se cocina la cebolla no menos de 15 minutos para que se ablande. Cuando la cebolla esté cocida, se le añade la carne y se deja a fuego lento; las pasas son optativas, porque hay personas que no gustan de lo dulce. Todo revuelto y cocinado, se deja enfriar. El pino está listo.

2.- Para hacer la masa, se dispone la harina en un círculo, como el cráter de un volcán, sobre una base lisa, de madera. Se hace una salmuera en una olla pequeña con un vaso de agua y sal. En una sartén se derrite la manteca. Cuando hierve la solución y la manteca está derretida, se vierten al centro del círculo de la harina, se revuelve bien, se le agrega la leche y se amasa suavemente a mano. Luego se estira con un uslero.  Si se siente seca, se suaviza con un poco más de leche. La masa debe reposar un par de minutos para proceder a cortarla por partes. De una de sus mitades pueden resultar seis montones,  trozos como bolas de masa. Cada uno se repasa con el uslero hasta que queda del tamaño de un plato mediano, de postre, como un disco.

3.- Finalmente, cada círculo o disco de masa se rellena con dos cucharadas de pino, el que se pone en el centro de la masa; en ese momento se agregan una aceituna, dos pasas y un trozo de huevo. Entonces la masa se cierra doblándola de modo que coincidan los bordes del círculo, y se sella montando el borde de forma tal que quedan unos cachitos sobresalientes, los que son pincelados con agua para que no se abran. Lo siguiente es ponerlas en el horno. Algunas personas les dan una pincelada previa con huevo batido, detalle que permite saber cuándo están cocinadas por el tono dorado que adquieren en el horno. Es conveniente poner en la base del horno, en la lata, un poco de mantequilla o aceite para evitar que la masa se pegue. Se calienta la base del horno, se disponen las empanadas en su interior y, en media hora, quedan doradas y sabrosas.

Esta entrada también está disponible en Inglés