Trekking y kayak en implacable travesía antártica de chilenos

Expedicionarios comunicarán por Internet detalles sobre la ruta inédita a través de la recorrerán el continente blanco.

550x290b

Un inusual llamado de alerta ante las nefastas consecuencias del calentamiento global sobre la Antártica realizarán dos expedicionarios chilenos desde el 6 de noviembre próximo, cuando comiencen una brutal travesía de tres meses durante los cuales recorrerán 1.600 kilómetros o 1.000 millas por rutas inexploradas de mar y tierra en el continente helado.

El de Cristián Donoso y Mario Sepúlveda será un viaje completamente autosuficiente, pues no contará con apoyo externo ni ayuda de medios motorizados. De hecho, emplearán sus embarcaciones a modo de trineo mientras bordeen a pie las cotas más altas de la cordillera de los Andes, que emerge tímida antes de extinguirse definitivamente a medida que se acerca al polo sur.

El itinerario contempla embarcarse en la ciudad de Punta Arenas, la más austral de las capitales regionales de Chile, y enfilar hacia el sur a bordo del Antartic Dream, un remozado crucero que originalmente sirvió por la marina chilena en 1957 para surcar tan heladas aguas. Luego de atravesar el paso Drake, el límite entre los océanos Pacífico y Atlántico, bajarán en el sector de Punta Portal, ubicado sobre la costa occidental de la península que se extiende más allá del círculo polar antártico.

La hoja de ruta tiene considerado establecer campamentos base y diferentes depósitos de alimentos, entre glaciares y sus peligrosas grietas, pasar por las bases chilenas y argentinas instaladas en la zona para finalmente ser recogidos, a mediados de febrero, por la misma nave que los condujo a esos helados dominios.

Conservación y tecnología

Inquieto por la nocividad del cambio climático, en la hoja de vida de Cristián Donoso destaca cerca de medio centenar de viajes por parajes que nunca antes nadie había pisado en los últimos 16 años y el Premio Rolex al Emprendimiento en la categoría Exploración y Descubrimiento. Su compañero Mario Sepúlveda es un experto deportista, esquiador y andinista, así como ex guardaparques y guía en el Ojos del Salado, el volcán más alto del planeta, ubicado en el norte de Chile.

Con toda esa experiencia, uno de los tantos desafíos que tendrán Cristián Donoso y Mario Sepúlveda durante su sobrehumano recorrido, denominado Expedición Andes Antárticos, será plasmarlo en un “detallado registro fotográfico y audiovisual de los escenarios y vida silvestre en esa región, desde la perspectiva profunda y no invasiva de una navegación en kayak”, según adelantan.

“Este material se destinará a la creación de productos de divulgación, como documentales, libros, artículos y sitios web- que informarán sobre las consecuencias del calentamiento global en los escenarios y vida silvestre” de dicho sector. De acuerdo a su planteamiento, la temperatura en la zona crece cinco veces más rápido que el promedio mundial, lo cual causó el colapso de 17.500 kilómetros cuadrados de plataformas de hielo y la consiguiente amenaza para varias especies de pingüinos.

La promesa de tan osados expedicionarios chilenos es transmitir sus sensaciones, a través de publicaciones diarias de imágenes, audios y textos bilingües (español e inglés) en su página de Internet. “Desde ese mismo sitio los visitantes también podrán enviarnos mensajes, que recibiremos en el mismo teléfono satelital. De esta forma, podrán interactuar con nosotros”, agregaron.

Para seguir la travesía Expedición Andes Antárticos visite el siguiente vínculo.

Esta entrada también está disponible en Inglés