Las oportunidades que ofrece Chile para los asiáticos

Un grupo de cerca de 60 inmigrantes abrió sus negocios en el llamado Mall Chino en el centro de Santiago, desde donde buscan surgir y abrir un nuevo mercado.

mallchino550x290thisischile

En la esquina de San Diego con Alonso de Ovalle, en pleno centro de la ciudad de Santiago, un grupo de cerca de 60 inmigrantes chinos instaló locales comerciales en lo que podría ser una pequeña China Town o, como se ha hecho conocido entre los chilenos, el Mall Chino. A casi cuatro años de haber llegado al país, estos comerciantes siguen adaptándose y aprovechando las oportunidades económicas que hicieron viajar hasta Chile.


En febrero de 2006 se instalaron las primeras de las 54 tiendas de propietarios chinos, ubicadas en el segundo piso del Multicentro Alonso de Ovalle. En su gran mayoría, los comerciantes provienen del puerto de Wenzhou, al sur de Shangai. “Casi todos venimos de la ciudad, pero hay algunos que vienen del campo, del interior”, cuenta Li Ji, un joven de 26 años que atiende un pequeño bazar con decoraciones navideñas. Li es uno de los que mejor habla español: “Para los más jóvenes es más fácil aprender”, asegura, mientras que los propietarios de más edad se memorizan los precios de sus mercancías en castellano para atender a los clientes.

Al igual que la mayoría de los que llegaron al Mall Chino, Li Ji se instaló en Chile por las oportunidades económicas que ofrece, en comparación con la superpoblada China. “Allá hay muchas grandes fábricas y muchos negocios que venden lo mismo, por lo que la competencia es muy fuerte. Acá en Chile es diferente, es un nuevo mercado para nosotros“, explica.

El Multicentro Alonso de Ovalle fue una inversión de $ 20 millones de dólares, y hoy ofrece un sinnúmero de mercancias a bajos precios: desde ropa hasta decoración y artículos electrónicos, casi todos provenientes de China y Taiwán. Ji Rubin (o Miguel, como se hace llamar entre los chilenos), uno de los comerciantes del establecimiento, señala que ofrecen buena calidad, pero más barato. “Ésa es nuestra ventaja y cómo queremos entrar al mercado chileno”, dice.

El año 2005 Chile firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, el primero de la nación asiática con un país Latinoamericano. Durante el primer año de la desgravación comercial, las exportaciones hacia China se duplicaron, mientras que las importaciones crecieron en un 40%, lo que ha catapultado a China como el principal socio comercial de Chile, concentrando cerca del 20% de las exportaciones y desplazando así a Estados Unidos.

Al igual que en casi todo el mundo, todas las ciudades chilenas cuentan con algún restaurante chino. Tanto los chinos como taiwaneses han formado numerosas comunidades en el país, con más de 10 mil miembros cada una. En todo caso, la inmigración de asiáticos a Chile tiene una larga historia. Los primeros chinos llegaron al norte del país a trabajar en las salitreras durante el siglo XIX, conformando importantes grupos en ciudades del norte, como Iquique y Antofagasta, que continúan hasta el día de hoy.

Jui Fen Zhang proviene de Taiwán. Lleva en el país 13 años y habla perfecto español, por lo que actúa como la vocera de la pequeña comunidad china en San Diego. “Yo vine a estudiar a Chile para ser intérprete. La decisión de venirnos y quedarnos a vivir acá fue de mi padre, quien quería cambiar de ambiente”, señala. Jui cuenta que después de jubilar, su padre quería vivir en un lugar “más tranquilo y relajado”, y por un amigo que vivía en América del Sur pensó en cruzar el Océano Pacífico. Luego de visitar Argentina, Ecuador, Perú y Chile, optó por asentarse en Santiago “por la estabilidad y seguridad que ofrece”.

Jiu, quien en español se llama Elena, agrega que “luego de vivir en Chile nos dimos cuenta que el país estaba experimentando un desarrollo positivo, siempre avanzando”, lo que ofrece nuevas oportunidades para el resto de la familia. De hecho, es el caso de Jiu, quien trabaja en el Mall Chino. “Los que llegan ahora son por los buenos negocios que hay en Chile”, sostiene. “Y no hay mejor carta de presentación que esa”.