Presidenta Bachelet anuncia ingreso de Chile a la OCDE

Desde Portugal, la mandataria realizó el anuncio que convierte a Chile en el segundo país latinoamericano en acceder a este “club de países ricos”.

chilelaocde550x290thisischile

El 15 de diciembre Chile pasará a integrar la Organización para la Cooperación Económica (OCDE), organismo que reúne al selecto grupo de países desarrollados. Así lo confirmó la presidenta Michelle Bachelet desde Portugal, país en el que la mandataria efectuó una visita de Estado.

Bachelet recalcó que todas las señales recibidas por parte de la OCDE indican que la confirmación de Chile como miembro de la organización se realizará a más tardar a mediados de mes en París, cita a la que acudirá el titular de Hacienda, Andrés Velasco.

“Así hemos hablado con Ángel Gurría (presidente del organismo) durante la cumbre. Va a concurrir el ministro de Hacienda a hacer el balance final de todo lo que Chile ha hecho. Creemos que en esa ocasión se va a formalizar, en enero se haría en Chile la ceremonia final”, destacó la jefa de Estado.

Tras la aprobación de cuatro proyectos que se requieren para recibir el visto bueno de la organización, entre ellos la reforma a la estructura societaria de Codelco y la modificación de la ley de gobiernos corporativos, el país está en la etapa final del proceso.

Creada en 1947, la OCDE agrupa a 30 países democráticos desarrollados o en vías de desarrollo con economías de libre mercado. Se le suele describir también “como el club de los países ricos”. Algunos de los gigantes que la componen son Estados Unidos, Japón, Alemania y Francia.

Entre los beneficios que reportará al país su ingreso al grupo destacan mejores prácticas en una serie de materias y una disminución del riesgo internacional, lo que beneficiará a las empresas chilenas que podrán acceder a créditos con mejores condiciones.

La noticia convierte a Chile en el segundo país en Latinoamérica en ser aceptado en la organización, tras México, que la integra desde 1994. Para mediados del 2010 se espera tener instalada una oficina de la OCDE al interior del gobierno, hecho que sellaría el ingreso del país al organismo.