Tradiciones chilenas para el año nuevo

Por muy extraños que parezcan, comer una cucharada de lentejas y usar ropa interior amarilla son ritos que los chilenos realizan cada Año Nuevo.

tradicioneschilenasparaelanonuevo550

Junto con el 18 de septiembre, cuando se celebra la Independencia, la fecha más fiestera para los chilenos es el 31 de diciembre. Para el cambio de año, miles de chilenos asisten a fiestas en casas de amigos, familiares o simplemente festejan en la calle, muchas de las cuales son habilitadas especialmente para las festividades.

Tradicionalmente, la espera del Año Nuevo en un hogar chileno viene precedida por una abundante cena familiar, que por lo general incluye como plato fuerte un pavo relleno, un pollo o carne de vacuno o cerdo. Los integrantes suelen vestir de forma especial para la ocasión, eligiendo sus mejores vestimentas.

Luego se hacen los preparativos para la cuenta regresiva, que se puede seguir desde la casa a través de la televisión o la radio. Otros se dirigen directamente a un espectáculo pirotécnico para ver los fuegos artificiales que se lanzan a las 0:00 horas en punto, dando inicio oficial a las celebraciones.

Un elemento esencial en el Año Nuevo chileno es la champaña o vino espumoso, servido sólo o con helado de piña. Cuando la cuenta regresiva termina, cientos de botellas se abren al mismo tiempo, por lo que es recomendable apuntarlas hacia arriba para evitar golpear a alguien con el corcho que sale disparado.

Para comenzar el año de la mejor forma y esperar que se cumplan todos los deseos para el próximo periodo, los chilenos siguen una serie de ritos o “cábalas”. La mayoría de estas supersticiones sobre el 31 de diciembre fueron introducidas por los colonizadores españoles.

Una de las más extendidas prácticas durante las fiestas es la de comer lentejas, un plato de “buena suerte” por excelencia. Según la tradición, se debe comer una cucharada de ellas cuando el reloj indique el cambio de año.

Así también, comer 12 uvas, una por las cada campanada del reloj, ayudaría a cumplir todos los deseos y proyectos del nuevo año. Algunos incluso dicen que el sabor de cada una de las uvas, desde el dulce al amargo y el ácido, serán un reflejo de cada mes del 2010.

Otra costumbre, ésta dirigida exclusivamente a las mujeres, es la de usar ropa interior amarilla, para así tener buena suerte en el amor, ya que el color se asocia a la alegría y la fertilidad. En tanto, los que quieren viajar durante el año deben dar un par de vueltas con una maleta por la calle, subirse con ella a una mesa o pararse en una puerta con una.

También existe un rito para que el dinero no falte durante el año: guardar monedas en los zapatos, oro en la copa de brindis y en los bolsillos. Y si la aspiración es renovar el vestuario, algunos se colocan la ropa interior al revés el día anterior.