Chile envía su mayor expedición científica a la Antártica

Los expertos, procedentes de diversas instituciones chilenas, viajarán a la Península Antártica para investigar los efectos del cambio climático y documentar su biodiversidad.

1_12012010_11736_chileenvíasumayorexpedicióncientíficaenlaantártica550x290thisischile

Una de las mayores características de la geografía chilena son sus extremos. Por el norte el desierto de Atacama, y por el extremo sur Tierra del Fuego, y cruzando el Cabo de Hornos, el Territorio Chileno Antártico, donde el el pasado martes 5 de enero comenzó la segunda etapa de la 46 Expedición Científica Antártica (ECA), el mayor proyecto científico chileno que ha realizado en el continente blanco.

En total serán 72 los científicos que llegarán a la zona chilena del continente blanco, en las tres etapas de la expedición, que se realiza cada año y es organizada por el Instituto Antártico Chileno (Inach), organismo técnico perteneciente al Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

La Directora Nacional (S) de la institución, Paulina Julio, destacó que “además, se registrará una inédita e importante participación de mujeres investigadoras, llegando al 23% del total de científicos que estarán presentes en esta ECA”.

Chile en la Antártica

La Antártica es considerada la reserva natural más importante de la humanidad, concentrando cerca del 90% del agua dulce más pura del planeta. Aunque el Tratado Antártido firmado en 1959 por 47 países deja suspendidas las reclamaciones territoriales sobre el continente blanco, sí permite su exploración con fines pacíficos, como lo ha hecho Chile desde 1948, cuando el presidente Gabriel González Videla inauguró la primera base chilena en la Antártica.

Chile mantiene en la Antártica una villa de población civil (Villa Las Estrellas), cuatro bases permanentes, un centro meteorológico de primera importancia (Eduardo Frei Montalva), centros de investigación y múltiples refugios que operan en el verano. La Villa Las Estrellas es una de las dos únicas poblaciones estables de civiles en la Antártica, junto a la base argentina Esperanza.

La aldea cuenta con cerca de 80 habitantes en invierno y más de 150 en verano, además de un hospital, una escuela, un banco y una iglesia. Hoy, es punto de partida de expediciones científicas y también se ha transformado en una atracción turística para quienes visitan el continente. Las empresas Victory Adventure Expeditions y Aerolíneas DAP ofrecen viajes a la Villa.

Cambio climático y biodiversidad

Al ser el continente menos explorado, los científicos chilenos llevan más de 40 años realizando investigaciones de diversa índole. En esta etapa serán 43 los expertos de instituciones chilenas quienes participarán. El grupo de científicos desarrollará 15 proyectos en terreno, incluyendo actividades de muestreo y laboratorio, de los cuales cinco recibieron el apoyo estatal mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt).

En esta ocasión, una de las temáticas abordada por la ECA se centrará en los efectos del cambio climático en el continente antártico, ya que numerosas publicaciones señalan a la Península Antártica, que forma parte del Territorio Chileno Antártico, es uno de los pocos lugares en donde la temperatura ambiente se ha incrementado hasta 6 veces el promedio global, provocando diversos efectos. Anja Wendt, investigadora del Centro de Estudios Científicos (CECS), quien lidera una de estas iniciativas, explica que “el objetivo principal de este proyecto es la investigación de las respuestas frente a los recientes cambios climáticos de glaciares de la Península Antártica, que generalmente terminan en plataformas de hielo flotante”. “Dichas plataformas han experimentado un retroceso substancial en las décadas recientes”, señala la experta.

También se realizarán esfuerzos para identificar la abundancia y diversidad de organismos antárticos. El traslado de los científicos y sus equipos se ejecuta con el apoyo de la aerolínea magallánica DAP, la Fuerza Aérea de Chile (FACH) y la Armada a través de tres de sus embarcaciones especialmente capacitadas para la navegación entre los hielos antárticos.

Además del CECS, otros organismos chilenos que realizarán estudios durante la expedición serán la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica, la Universidad Austral, la Universidad de Concepción, la Universidad de Magallanes, la Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad Adolfo Ibáñez, así como también la Fundación Centro de Estudios del Cuaternario de Fuego-Patagonia y Antártica (CEQUA) y la Fundación Biociencia.

La primera etapa de la actual ECA comenzó en octubre de 2009. Entre noviembre y diciembre se llevaron a cabo 7 proyectos, en el que participaron 17 investigadores; mientras que la tercera etapa se desarrollará entre febrero y marzo del 2010, y contempla el trabajo científico de 20 investigadores en 6 proyectos.

Esta entrada también está disponible en Inglés