Chilenos desarrollan piel artifical para sanar el pie diabético

La iniciativa tiene como objetivo primordial mejorar la calidad de vida de quienes padecen diabetes, a través de un tratamiento económico, pero que incorpora la más alta tecnología disponible en el mercado.

Investigación de la Universidad Austral de Chile
Investigación de la Universidad Austral de Chile

Desarrollar un prototipo de piel artificial para ser utilizado en la cura de pacientes con pie diabético y úlceras en la piel de forma eficiente y rentable es el principal objetivo del nuevo proyecto que la Universidad Austral de Chile está realizando en la actualidad, en conjunto con InnovaChile de Corfo.

Se espera que la iniciativa tenga un fuerte impacto en la salud pública, donde anualmente se reportan 110 mil casos de enfermos con heridas crónicas de difícil curación. De ellos, el 70% corresponde a úlceras venosas y pie diabético.

Además, existen en promedio 23 mil pacientes que año a año no responden de forma positiva a ningún tipo de tratamiento y terminan complicándose. De estos, tres mil casos terminan padeciendo de úlcera diabética, debiendo recurrir a la amputación como única solución.

Es más, posteriormente el 50% de estos sufrirá una segunda amputación y alrededor de la mitad de los enfermos fallece tras esta nueva intervención, con costos para el Estado que bordean los US$ 17,8 millones anual.

Por ello, el proyecto de la Universidad Austral busca mejorar la calidad de vida de quienes padecen diabetes, mal que crece día a día no sólo en Chile sino en el mundo. ”Muchas personas que hoy sufren por este tipo de heridas a la piel, que incluso a veces llegan a la amputación, podrán acceder a un tratamiento efectivo que hoy no existe. Esa es la forma de hacer las cosas, de unir a las instituciones para mejorar la vida de la gente”, explica Carlos Amtmann, director de Corfo Valdivia.

El funcionario además explicó que el Estado chileno está preocupado por estos enfermos, por lo que ”ha destinado recursos a este proyecto revolucionario porque creemos que la ciencia, la tecnología deben estar al servicio de las personas”.

Además de perseguir el desarrollo de un prototipo de piel artificial optimizado y realizar un estudio comparativo entre esta nueva terapia y la tradicional, la investigación también implica otros avances, como un proyecto para proteger y resguardar el conocimiento adquirido sobre el tema para luego patentarlo y ofrecerlo como un paquete tecnológico.

Esta entrada también está disponible en Inglés