Cómo transportarse en Santiago

La capital chilena puede recorrerse a lo largo y ancho si se utilizan bien los sistemas de transporte disponibles. Esta guía te ayudará a entender cómo movilizarte en Santiago.

1_12012010_101040_cómotransportarseensantiago550x290thisischile

Santiago de Chile ha sido reconocida en varias oportunidades como la mejor ciudad para hacer negocios en América Latina. Es una urbe cosmopolita, ordenada, con buena infraestructura comercial y de telecomunicaciones, muy conectada y donde se puede acceder fácilmente a distintos puntos.

Esta guía explica cómo funcionan los principales sistemas de transporte en Santiago.

Metro de Santiago
El ferrocarril metropolitano es el medio de transporte más usado, pues es uno de los más rápidos e interconectados. Considerado el más moderno de América Latina y el más extenso de Sudamérica, cuenta con cinco líneas operativas: Línea 1 (color rojo), de poniente a oriente; Línea 2 (color amarillo), de norte a sur; Línea 4 (color azul), de nororiente a suroriente; Línea 4A, (color celeste), de surponiente a suroriente), y Línea 5 (color verde), de poniente a suroriente. Hace algunas semanas, la Presidenta Michelle Bachelet anunció la construcción de la nueva Línea 6, que recorrerá desde el surponiente al nororiente de la capital, y se espera estará en funcionamiento en 2014.

¿Cómo se usa? Funciona mediante una tarjeta de prepago denominada Bip!, o boletos, cuyo valor unitario es de aproximadamente $400 pesos (US$ 0.8 aproximadamente). Ojo: los precios varían según el horario.

Consejo adicional: Es posible combinar con los buses urbanos (o micros) si utilizas la tarjeta Bip!, pagando sólo una fracción del costo del viaje.

Buses urbanos
A través de Transantiago, el nuevo sistema de transporte público puesto en marcha el 10 de febrero del 2007, el usuario puede acceder a diversos puntos de la capital. Está compuesto por servicios troncales (se identifican como buses blancos con franjas verdes en los costados), que conectan una zona con otra, cruzando los ejes importantes de la ciudad; y los servicios locales, recorridos específicos dentro de cada zona de servicio, los cuales tienen color y letra dependiendo de la zona. Más información puede encontrarla en la descripción del proyecto.

¿Cómo se usa? Al igual que el Metro, funciona mediante una tarjeta de prepago denominada Bip!. Algunos viajes se complementan con el servicio del Metro de Santiago.

Taxis
Como en todas las grandes urbes del planeta, los taxis en Santiago están disponibles a cualquier hora y en las principales avenidas. Se identifican por estar pintados de color negro con el techo amarillo, tienen número de registro y un taxímetro, que controla la distancia recorrida al final del trayecto. Si desea recorrer distancias más largas o ir a lugares fuera de la ciudad, es recomendable negociar un precio con el chofer antes. Para ubicar taxis, puedes buscar en www.amarillas.cl.

Taxis colectivos
Llamados comúnmente “colectivos”, estos autos son una alternativa más económica al taxi. Están disponibles por toda la capital, aunque algunos tienen rutas predefinidas que aparecen en el cartel sobre el techo del vehículo. Por lo general, esperan a la salida de las estaciones de metro en Santiago, así como en puntos centrales.

Los colectivos con rutas definidas inician su trayendo cuando se completan todos los asientos, aunque puedes tomarlo en cualquier lugar de la ruta. En la noche, por un cobro adicional lo pueden llevar a una dirección específica siempre y cuando esté cerca de la ruta.

Los taxis “libres” circulan por toda la ciudad. En general, en Chile son bastante seguros. Pero siempre es recomendable que un amigo anote la patente del auto al que te subes si es muy tarde o te encuentras en zonas poco pobladas.

Esta entrada también está disponible en Inglés