Chile avanza en la inclusión a través de juguetes

Con el fin de reforzar en los niños valores como la tolerancia y el respeto, profesionales chilenos crearon muñecos que representaran varias discapacidades típicas.

munecasdiscapacitadasjunji550

Según la Fundacion Nacional de Discapacitados de Chile (FND), un 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad, mientras en Chile más de 2.5 millones de personas presentan algún problema físico, síquico, sensorial u orgánico. Bajo este panorama, Patricia Araneda, parvularia y profesional del departamento técnico de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) -institución del Estado encargada de atender la educación inicial de Chile- puso en marcha un innovador proyecto: muñecas discapacitadas que enseñan a los niños a entender y valorar las diferencias.

La iniciativa, cuyo objetivo principal es que los párvulos se relacionen con esta temática desde pequeños y motive en ellos la inclusión y no discriminación, contempla tres muñecos: uno tiene lentes y representa la discapacidad visual, otro tiene una pierna menos y anda en muletas, y otro está sentado en una silla de ruedas. “Lo fundamental es romper con los mitos y las creencias con respecto a las personas discapacitadas y considerarlas como parte más de la sociedad”, explica la profesional de la JUNJI, institución que ha trabajado anteriormente en inclusión y diversidad cultural a través del proyecto de los Jardines Interculturales.

En relación a los resultados de esta iniciativa, Araneda se muestra conforme. “Hemos logrado que los pequeños vean la discapacidad como algo natural, y en el caso de niños con problemas que se identifiquen. Por ejemplo, si un niño con lentes o con un grado de discapacidad similar ve que el muñeco con el que está jugando se parece a él, le ayuda a construir su identidad, algo que en esta etapa es muy importante”, recalca. “Nuestra meta es que los niños tengan una educación inclusiva desde la cuna”.

Por otra parte, el principal medio de transporte de la capital de Chile, Metro de Santiago, ha logrado grandes avances en la inclusión de los discapacitados en el último tiempo. Ejemplo de ello es el aumento en el número de estaciones de la red que cuentan con accesos especiales, como ascensores, rampas para facilitar el ingreso a la estación y baldosas para personas con movilidad reducida.

Actualmente, 75 estaciones de 108 cuentan con infraestructura de acceso especialmente habilitada para discapacitados, cifra que diez años atrás llegaba sólo a 15.

Esta entrada también está disponible en Inglés