Chile planifica una reconstrucción sustentable

Aprovechando la magnitud de la catástrofe, el presidente Sebastián Piñera indicó su deseo de apostar por fuentes no convencionales de energía en la recuperación de viviendas e infraestructura, convirtiendo al país en líder internacional en la materia.

La nueva administración apostaría por viviendas prefabricadas para los damnificados
La nueva administración apostaría por viviendas prefabricadas para los damnificados

Cuatro días después del terremoto del 27 de febrero que afectó a las localidades y ciudades del centro sur del país, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton llegó a Chile para entregar personalmente el respaldo y apoyo de la nación norteamericana a la entonces presidenta Michelle Bachelet, a raíz de la tragedia que costó la vida a más de 300 chilenos según las últimas cifras oficiales.

Posterior a esa cita, Clinton se reunió con Sebastián Piñera, quien pocos días después asumió como presidente de la República. Mientras que con Bachelet se abordaron los temas más urgentes, entre ellos la entrega de 25 teléfonos satelitales para facilitar las comunicaciones en las tareas de emergencia, con Piñera la secretaria de Estado se enfocó en las soluciones de largo plazo de la reconstrucción.

Tras el encuentro, el nuevo mandatario comunicó a los medios de comunicación su esperanza de que la experiencia estadounidense en las áreas de energía renovable, eficiencia energética y vivienda serán elementos integrales en el esfuerzo de reconstrucción, la principal preocupación de su administración.

“Le pedimos (a Clinton) colaboración en los temas donde los Estados Unidos tienen un gran conocimiento, como son los temas de energía renovable no-convencional, amistosa con el medio ambiente, los temas de tecnología en materia de reconstrucción de viviendas, particularmente viviendas prefabricadas, que puede ser una gran ayuda”, señaló el jefe de Estado.

Previo al terremoto y posterior tsunami que devastó importantes localidades del litoral de Chile, el mandatario había expresado su interés en desarrollar los sectores de energía renovable y eficiencia energética.

Con este objetivo en mente, las autoridades están evaluando algunos mecanismos para invertir recursos en tecnologías eficientes y renovables, las cuales sería implementadas en viviendas, servicios públicos y electricidad y que de concretarse elevarían a Chile a la categoría de líder internacional en los temas de energía limpia y planificación urbana.

Además se consolidaría una política de largo plazo implementada durante la administración de Bachelet, gobierno que se encargó de crear centrales eólicas y estimular el desarrollo de energías no convencionales, entre ellas los biocombustibles. Asimismo, toda esta nueva infraestructura fue dotada de un marco constitucional moderno y transparente a través de la creación del Ministerio de Medio Ambiente, una de las últimas obras de la ex gobernante.

Esta entrada también está disponible en Inglés