Proyecto Ágora promueve el trabajo de discapacitados visuales chilenos

Gracias al software Jaws y a una capacitación, hoy más de 300 personas ciegas se desempeñan competitivamente en diversas industrias, en las mismas condiciones que un trabajador vidente.

Por medio de este programa, las personas con discapacidad visual pueden acceder a la totalidad de los programas computacionales que existen en la actualidad.
Por medio de este programa, las personas con discapacidad visual pueden acceder a la totalidad de los programas computacionales que existen en la actualidad.

Todos los días Fabián González (40) realiza capacitaciones de computación a adultos de la escuela Santa Lucía. Word, Excel, correo electrónico e Internet, son los programas que enseña a utilizar a quienes desean superarse en el campo laboral y así acceder a mejores puestos de trabajo y una mayor remuneración. Sin embargo, este grupo de personas no son como cualquier otro. Quienes aprenden computación son personas no videntes.

Esto es posible a través de Jaws;  un software lector de pantalla para personas con visión reducida que traduce a audio todos los movimientos que el usuario va realizando con el PC. Por medio de este programa, las personas con discapacidad visual pueden acceder a la totalidad de los programas computacionales que existen en la actualidad.

En Chile, esta práctica herramienta es utilizada para mejorar la empleabilidad y productividad de la población ciega o con discapacidad visual -que asciende a 510 mil personas según la  encuesta Casen 2006- mediante una capacitación otorgada por el Proyecto Ágora (Aulas de Gestión Ocupacional para América Latina) y el Centro Educacional Santa Lucía.

Gracias al curso de 1.600 horas, se puede obtener la certificación de competencias de Operador Computacional Avanzado, documento con el que es posible trabajar en diversas industrias como la banca, servicios de asistencia técnica vía remota, atención de consultas y cobranza telefónica, entre otras.

Fabián González, quien está a cargo de la instrucción a los adultos y es no vidente, destaca la importancia de esta herramienta. “El computador en la actualidad es algo esencial para una persona discapacitada porque abre un mundo de posibilidades que antes estaban ocultas y eran casi inaccesibles”, sostiene.

Hasta el momento, el Proyecto Ágora ha logrado insertar laboralmente a 300 personas con discapacidad visual desde su creación en el año 2006, las cuales trabajan en igualdad de condiciones que una persona vidente.

Anteriormente, en el país se han desarrollado iniciativas para que desde niños los habitantes de Chile aprendan a valorar y respetar las diferencias, como es el caso del proyecto de las muñecas discapacitadas, ideado para inculcar en los más pequeños la importancia de la inclusión.

Asimismo, todos los años se realiza fielmente la Teletón; campaña solidaria encabezada por el animador chileno Mario Kreutzberger, Don Francisco, el cual tiene como objetivo reunir fondos para distintos centros de rehabilitación que se han implementado en Chile.

Esta entrada también está disponible en Inglés