Chile contará con licencia de conducir inteligente

El Ministerio de Transportes impulsa actualmente un nuevo sistema que ya opera en Europa y algunos países de la región y que ha permitido bajar los índices de accidentalidad vial.

chilecontaráconlicenciadeconducirinteligente550x290thisischile

Con la intención de reducir los índices de accidentalidad, el Ministerio de Transportes de Chile impulsó un proyecto de ley que permita poner en circulación una licencia de conducir inteligente, que funcionará con un sistema de puntos.

La nueva tarjeta incluirá un chip que permitirá el almacenamiento de los datos del conductor, así como su historial de sanciones, de manera tal de establecer un seguimiento efectivo del comportamiento de los conductores en las distintas rutas.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito, Gabriela Rosende, explicó como operarán estas nuevas licencias a las cuales se les asignará un puntaje “que se puede perder o recuperar dependiendo de como sea el comportamiento del conductor en materias relacionadas directamente con la seguridad mientras maneja”, indicó.

Según las estadísticas que maneja la funcionaria, en Chile mueren cada año alrededor de 1.700 personas producto de accidentes de tránsito y de ellos, el 55% ocurre por infracciones de los conductores.

Con este sistema, si bien no existe una proyección exacta de la cifra, “se espera contribuir a la disminución de los accidente y por ende, a la toma de conciencia por parte de los conductores para que sean capaces de interiorizar la conducta de manejo responsable” afirmó Rosende, quien además explicó que “en países desarrollados, como España y Francia, se redujo la accidentalidad en un 16,6% y 11,6%, respectivamente”.

Funcionamiento del sistema
Una vez puesto en marcha, el nuevo mecanismo entregará a cada automovilista una licencia con un total de 12 puntos, los cuales se pueden perder a partir de una serie de infracciones.

De esta forma, la conducción en estado de ebriedad, la conducción bajo la influencia del alcohol, la conducción bajo la influencia de sustancias psicotrópicas o estupefacientes, la negativa injustificada a realizarse exámenes y exceder en más de 40 Km/Hr la velocidad máxima, será castigada con seis puntos.

Asimismo, conducir hablando por celular, conducir motos y similares sin casco y demás elementos de seguridad, no respetar prohibición sobre viraje en U, conducir infringiendo las normas sobre uso de cinturón de seguridad, estará sancionada con tres puntos.

Por último, se perderán dos puntos en caso de que un conductor implemente instrumentos destinados a evadir la fiscalización, conducir sin luces, usar indebidamente las luces e infringir las normas de detención.

En caso de que se pierda la totalidad de los puntos, se procederá a la suspensión de la licencia por seis meses, a la obligatoriedad de aprobar un curso de educación y seguridad de tránsito y a la aplicación de sanciones a la infracción específica.

Una vez que se cumple el plazo, el automovilista recuperará su licencia, aunque con sólo 8 puntos. Si vuele a perderlos se le sanciona con la cancelación de la licencia, prohibición de sacar una nueva licencia transcurrido un año desde que quedó ejecutoriada la sentencia, además de aplicarse exámenes psicológicos y psicomotores ante un profesional legista establecido por el juez.

Si se cumplen dos años sin cometer infracciones se recuperarán todos los puntos, independiente de si se tenga uno o 10, volviendo a las 12 unidades. El proyecto, actualmente se está discutiendo en el Senado.      

 

De esta forma se pretende aumentar la seguridad en las carreteras y rutas urbanas de Chile, que destacan por su modernidad, la que ha sido permitida por un avanzado sistema de concesiones.