Universidades chilenas incorporan lectores de libros digitales

Tanto los profesores como estudiantes podrán acceder a un sinnúmero de textos disponibles en la web, además de nuevas herramientas para enriquecer la formación.

universidadeschilenasincorporanlectoresdelibrosdigitales550x290thisischile

Los lectores de libros digitales están revolucionando la forma en que leemos. Y uno de los sectores donde se espera sean más útiles, es en la educación. Las ventajas son múltiples: menores costos y menos espacio además de las múltiples herramientas digitales que pueden integrar para potenciar la experiencia de leer y aprender.

En Chile, ya dos universidades han incorporado esta tecnología para ponerla al alcance de sus estudiantes y profesores. Una de estas es la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), institución se está convirtiendo en pionera de esta iniciativa que pretende ofrecer a sus estudiantes títulos en formato electrónico a través de su nueva Biblioteca Virtual.

Para ello, la UAI firmó una alianza estratégica con Pearson Educación, uno de los mayores proveedores de libros educativos a nivel mundial, y una compañía mexicana llamada Librisite, la que otorga una plataforma digital de distribución de contenidos. Así, los alumnos pueden realizar las correspondientes descargas online.

“Esta fue una alianza estratégica con la UAI, que es la primera universidad en Chile que está trabajando digitalmente con Pearson con textos obligatorios en español. Si bien habíamos trabajo con algunas universidades en Latinoamérica, en Chile la UAI es la primera universidad que se atrevió a dar este gran paso”, afirmó Isabel Carranza, gerente de productos para Pearson Chile, durante el lanzamiento de la Biblioteca Virtual.

El otro caso es la Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), que ha puesto el Kindle, el lector de libros digitales fabricado por Amazon, a disposición de los académicos de la institución, para facilitar el acceso a textos en inglés y familiarizarlos con las nuevas tecnologías.

El objetivo de este programa es fomentar el uso de esta nueva tecnología, además de aumentar considerablemente los libros disponibles, pues cada profesor que solicita uno de estos dispositivos, luego debe entregarlo con un texto adicional que haya adquirido el docente.

Esta entrada también está disponible en Inglés