El emergente mercado de los frutos secos chilenos

La alta calidad de estos productos, sumada a una alta demanda del continente europeo y el fenómeno de la contraestación, podrían convertir a Chile en uno de los principales exportadores de frutos secos en el mundo, llegando a comercializar 40 mil toneladas en el 2012.

elemergentemercadodelosfrutossecoschilenos550x290thisischile

En la actualidad, Chile exporta más de US$ 12 mil millones en alimentos, ubicándose entre los 16 primeros lugares del ranking mundial del rubro. Productos como el salmón, el las vino, paltas, los berries, los vegetales, las algas y la merluza son algunos los protagonistas chilenos más relevantes en el escenario internacional del sector.

Sin embargo, hace algunos años se comercializa un nuevo producto chileno, ideal para deleitar a los paladares más sofisticados del mundo: los frutos secos.

Compuesto por nueces, almendras y avellanas, este rubro, relativamente nuevo en el mercado, camina lento pero seguro. Y es que aunque Chile es aún un pequeño actor en el sector, aportando sólo con el 5% de las exportaciones mundiales de nogales, según ProChile, la comercialización de estos productos subieron cerca de un 40% entre 2008 y 2009, exportándose el año pasado 26 millones de kilos de nueces.

Este año esperan alrededor de 30 millones (30 mil toneladas) y para el 2012, 40 mil toneladas.

El Ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, presente en el evento Exponut 2010, realizado a fines de abril, destacó el empuje de esta industria afirmando que según las estimaciones de los empresarios, un aumento de las plantaciones de nogales permitirá duplicar las exportaciones en los próximos cinco años. “Si se incorporan las otras especies (almendras y avellanas), la industria de los frutos secos podría sobrepasar los US$300 millones de exportaciones”, afirmó.

Además, el equilibrio de oferta y demanda en los mercados mundiales es favorable. Según explica Vittorio Bianchini, Vicepresidente de Chilenut, agrupación de productores y exportadores de nuez, el aumento mundial de la demanda de estos frutos es superior al crecimiento de la oferta. La calidad de los frutos, sobre todo las nueces, y el fenómeno de contraestación, son algunos de las ventajas que posee el país para transformarse en una potencia exportadora de este tipo de productos.

Profesionalizando la industria

Para concretar las cifras dadas por el secretario de Estado, el sector requiere una amplia labor que apoye la preparación de sus actores y mejore aún más la calidad del producto. En ese sentido, Chilenut en conjunto con la Universidad Mayor, organizó el Diplomado Internacional de Producción, Procesamiento y Exportación de Nueces de Nogal, programa que será anual y que comenzó el 30 de abril.

Además, durante este año, la entidad lanzó la publicación “Datanuts & Dried Fruits 2009″, texto que contiene estadísticas de exportación así como datos de contactos actualizados de exportadores e importadores.

Nueces para Europa, Rusia y Japón

El continente europeo es el principal mercado de exportación de estos productos, ya que gran parte de sus habitantes basan su alimentación en la dieta mediterránea, sistema de alimentación donde los frutos secos cumplen un rol clave junto con alimentos de origen vegetal, tales como frutas, verduras y legumbres. España, Francia y Suecia, son los países donde más se exportan estos sanos productos.

Asimismo, y con el objetivo de lograr una mayor participación en otros continentes, Chilenut realizó una prospección en el mercado japonés, con muy buenos resultados. Lo mismo harán este año con Rusia, por ser un país que presenta un fuerte potencial de crecimiento para los frutos secos.

Esta entrada también está disponible en Inglés