San Pedro de Atacama

Un pueblo pintoresco y de especial encanto, a los pies del volcán Licancabur, en medio del desierto más árido del mundo.

sanpedro2550x290chilephoto
English version San Pedro de Atacama

A 314 kilómetros de Antofagasta, San Pedro es la tierra de los indígenas atacameños o kunzas, una antigua cultura que se desarrolló a orillas de un fértil oasis. Cientos de años después, el poblado es centro de un activo turismo internacional.

El desierto más árido del mundo contiene múltiples encantos que han convertido al pueblo de San Pedro en atracción para viajeros de todas partes del mundo. Por sus calles de tierra se puede ver a centenares de turistas que combinan idiomas y experiencias de los diversos recorridos que se pueden realizar por la geografía desértica.

San Pedro de Atacama ofrece una gran variedad de alojamientos, desde económicas piezas hasta sofisticados hoteles boutiques. La oferta de restaurantes permite elegir entre distintas opciones, desde pequeñas posadas con comida típica chilena hasta restaurantes fusión situados en la calle Caracoles.

Precisamente esta vía, la principal de San Pedro, es el punto de partida para quienes buscan tours a los diversos sectores de la zona. Hay varias oficinas turísticas, arriendo de bicicletas y sandboards, y el ambiente internacional se mezcla con la comunidad atacameña. Es la propia comunidad la encargada de salvaguardar las riquezas naturales y arquitectónicas del lugar. En la noche es también el lugar de encuentro para repasar lo recorrido junto a una copa o un buen plato como la patasca, que se prepara con maíz pelado y carne de vacuno o cordero junto a un guiso. Ineludible es la visita a la iglesia de San Pedro. Aunque ha requerido varias reparaciones, sus muros datan de 1744 y, desde entonces, es el centro de las principales festividades.

El museo de Padre Le Paige es otro punto importante, donde se puede revisar la rica herencia de los pueblos precolombinos atacameños.

Esta entrada también está disponible en Inglés