Universidades chilenas empoderan a jóvenes talentosos

Los niños con talentos naturales son un gran potencial económico y social para el país. Y para que estas destrezas no se pierdan, las principales instituciones chilenas de educación superior han implementado programas estudiantiles en diversas áreas del conocimiento.

"Si el talento académico no se potencia, se pierde, al igual de lo que sucede con el talento deportivo o musical", comenta la Directora de PentaUC, Violeta Arancibia
"Si el talento académico no se potencia, se pierde, al igual de lo que sucede con el talento deportivo o musical", comenta la Directora de PentaUC, Violeta Arancibia

Todas las semanas, las dependencias del Laboratorio de Química del Campus San Joaquín de la Universidad Católica (PUC) reciben alrededor de 28 niños por clase ansiosos por aprender y entender los fenómenos cotidianos que ocurren en la cocina, como por ejemplo por qué hierve el agua, por qué se sube la leche, o qué es el PH de los alimentos.

Este curso es uno de muchos que realiza año a año el proyecto Penta UC, el Centro de Estudios y Desarrollo de Talentos de la institución académica. Según su directora, Violeta Arancibia, este es un programa de enriquecimiento curricular para estimular y desarrollar las potencialidades de niños y jóvenes académicamente talentosos, a través de metodologías innovadoras que complementan su aprendizaje escolar. “Si el talento académico no se potencia, se pierde, al igual de lo que sucede con el talento deportivo o musical”, comenta.

En la actualidad, Penta UC presenta una variada oferta de cursos y talleres dictados por académicos de la universidad, que los alumnos eligen según sus preferencias y en los que priman la motivación y la profundización en distintas áreas del conocimiento.

Algunos de los cursos del primer semestre de este año son: “No te hagas problema con los problemas matemáticos”; “Experimentando en mi cocina”; “Descubramos el mundo de los insectos”; “Jugando con la programación” y “Centenario y Bicentenario: los chilenos en dos fiestas”.

Otra institución académica que desarrolla este tipo de iniciativas es la Universidad de Chile y la Escuela de Ciencias que desde el año pasado presenta un programa educativo para potenciar las habilidades y destrezas cognitivas y procedimentales de todos los alumnos interesados en seguir carreras universitarias en el área ciencias de la salud en el futuro.

Algunas de las competencias que el estudiante logra con el curso son el trabajo en equipo, responsabilidad, perseverancia y aprender a resolver problemas, a través de la metodología del “aprender haciendo”, con el fin de desarrollar la autonomía de cada alumno.

“El ser humano y su entorno”, “Materia, energía y vida”; “Origen del universo y de la vida en la tierra”, en nivel básico, y “Biología humana y ecosistema” y “Desde los antecesores a los descendientes”, en nivel medio de educación, son algunos de los cursos que presta esta escuela. Además, ofrece un curso de física no presencial, a través de internet.

A través del curso “Materia, energía y vida”, por ejemplo, los alumnos de enseñanza básica de la escuela tuvieron la oportunidad de interactuar de manera directa con los animales del zoológico Buin Zoo y conocer en terreno los aspectos esenciales de la vida animal estudiados en clases anteriores.

Esta entrada también está disponible en Inglés