Innovador proyecto chileno busca cambiar mala imagen del tiburón

Biólogos marinos de la Universidad Austral intentan derribar el mito de que este animal es un riesgo para los veraneantes de distintas playas en el mundo.

innovadorproyectochilenobuscacambiarmalaimagendeltiburón550x290thisischile

En Chile y en otros países los tiburones son temidos por millones de personas por la popular imagen que se les ha atribuido, como peligroso depredador. Sin embargo, esta idea no es del todo correcta, ya que el más grande de su especie sólo se alimenta de plancton. Para revertir este erróneo concepto, los biólogos marinos de la Universidad Austral crearon un original proyecto denominado Programa de Conservación de Tiburones (PCT), una plataforma de información científica que busca cambiar su imagen negativa y crear conciencia para detener la exterminación que amenaza con su existencia.  

 

La iniciativa que comenzó en el 2009, se encarga de coordinar las actividades que incentiven un uso responsable de los tiburones en la pesca artesanal. Además, incita a la conservación de este animal que suele ser sacrificado de forma violenta y cruel. Pero para crear aún más conciencia de este hecho, el programa lanzó esta semana su página web www.tiburoneschile.cl, la que incluye una campaña en redes sociales para entregar información y educar sobre la realidad de los escualos que han sido estereotipados como amenazadores en las películas, sólo por su apariencia agresiva.

 

Los selacimorfos, o más conocidos como tiburones, habitan en los mares chilenos, extendiendo su presencia por todo el territorio nacional. En el país existen 48 tipos de tiburones, como los tollo de cachos, tiburón sardinero, tiburón pintarroja, tiburón azulejo y el tiburón peregrino. Hay 12 tipos de escualos que están en algún grado de amenaza de extinción. Asimismo, se estima que cada hora dejan de existir 11.300 de estos animales en el planeta, por culpa de la exterminación de las personas. 

 

Las aletas de esta especie son cercenadas para poder comercializarlas principalmente en los mercados asiáticos. Su uso va desde comida como sopas, hasta compuestos que aminoran la disfunción eréctil.   

Esta destructiva práctica implica desechar a los tiburones mutilados, los que por lo general son lanzados al mar cuando aún agonizan. Su caza indiscriminada deriva en que unos 100 millones de estos animales marinos mueren al año.