Estrella 300 veces más grande que el Sol es avistada desde Chile

Valiéndose del Very Large Telescope (VLT), astrónomos del Observatorio Europeo Austral descubrieron una estrella gigante que dobla el límite de tamaño conocido hasta ahora, equivalente a 150 masas solares.

desdechiledescubrenestrellagigantede300masassolares550x290

Astronómos del Observatorio Europeo Austral (ESO) descubrieron a través del Very Large Telescope (VLT), ubicado en el Observatorio Paranal  del norte de Chile, las mayores estrellas hasta ahora observadas, una de ellas con una masa 300 veces superior a la del Sol, el doble del límite aceptado actualmente de 150 masas.

El equipo, dirigido por el profesor de astrofísica de la Universidad de Sheffield Paul Crowther, encontró varias estrellas con temperaturas superiores a los 40 mil  grados, unas siete veces más que la temperatura del Sol, algunas de ellas decenas de veces más grandes que el astro rey y varios millones de veces más brillantes que éste.

La más llamativa e impresionante fue la bautizada como R136a1, ubicada a unos 165 mil años luz de distancia, con una masa actual de 265 masas solares y con un peso de nacimiento 320 veces mayor que el del Sol. Es que las estrellas nacen con gran peso y lo pierden con el paso de los años. Además, es unas 10 millones de veces más luminosa que el Sol.

Los astrónomos, que calificaron al hallazgo como una rareza, consideraron muy difícil que vuelva a repetirse -al menos en un breve espacio de tiempo- un descubrimiento de esta naturaleza.

La estrella R136a fue descubierta en dos cúmulos estelares (grupo de estrellas atraídas por su gravedad) jóvenes denominados NGC 3603 y RMC 136a. Según los expertos del ESO, NGC 3603 corresponde a una fábrica estelar, donde nacen estrellas en las extensas nubes de gas y polvo de la nebulosa, ubicada a 22 mil años luz de distancia del sol.

RMC 136a, en tanto, es un cúmulo de estrellas calientes, jóvenes y masivas situado dentro de la Nebulosa de la Tarántula, que pertenece a la Gran Nube de Magallanes,  una de las galaxias vecinas a la Vía Láctea a 165.000 años-luz de distancia.

Los astrónomos explicaron además que si la R136a1 reemplazara al Sol, la vida en la Tierra sería imposible, ya que su alta masa reduciría la duración del año de la Tierra a tres semanas y bañaría al planeta con una radiación ultravioleta increíblemente intensa.

Por último, los especialistas señalaron que el hallazgo confirma la visión previa de que hay un tamaño límite para las estrellas, pero que este multiplicó por dos.