Termina la búsqueda, comienza el rescate

Los primeros suministros de alimento y agua ya fueron enviados a los mineros atrapados en el norte de Chile, mientras que las autoridades dicen que el rescate podría tardar 3 a 4 meses.

mensaje

Después de 17 días de trabajo frenético, el domingo en la tarde el país recibió con euforia la noticia de que se encuentran con vida los 33 mineros atrapados en la mina San José, en el norte de Chile.

 

Ahora la atención se dirige a los detalles del rescate: cómo sacar a los hombres y cómo mantenerlos sanos y salvos mientras permanezcan atrapados en la mina.

 

A las 8:30 del lunes, los primeros suministros de alimento y medicamentos fueron enviados por el túnel de 700 metros que conecta a los mineros con la superficie.

 

La comida enviada es un gel de glucosa de alta energía, y el botiquín de emergencia incluye antiácidos y vacunas contra el tétano, así como cuestionarios para ayudar a los médicos determinar el estado actual de salud de los mineros.

 

Los suministros fueron enviados en una cápsula de plástico llamada paloma, y el agua se canalizó por tuberías.

 

Los ingenieros trabajaron toda la noche para reforzar el túnel, revistiendo las paredes con un gel metálico para disminuir el riesgo de más desprendimientos de rocas en la mina.

 

Pero los mineros tendrán que enfrentar “semanas, no días” bajo tierra, dijo Ronald Guzmán, experto en minería de la Universidad de Santiago. El jefe de la operación de rescate, Andrés Sougarret, dijo que podrían continuar atrapados hasta por cuatro meses.

 

El plan actual de rescate es ampliar el estrecho túnel de 7.7 centimetros hasta que tenga un ancho de 61 centímetros: lo suficientemente grande como para que pase un hombre. Después se enviará maquinaria por el túnel para levantar a los hombres uno por uno.

 

El mecanismo, que incluirá un taladro especial con punta de diamante capaz de hacer un túnel de 20 metros por día, se está enviando con urgencia al sitio. Guzmán dijo a la Radio Cooperativa de Chile que puede ser que los mineros tengan que ayudar a montar la maquinaria dentro de la mina antes de que puedan ser rescatados.

 

Pedro Ramírez, otro miembro del equipo de rescate, dijo que los mineros también tendrán que ayudar a sacar los escombros que caerán mientras la excavación se lleve a cabo. Él dijo: “Van a tener que trabajar en su propio rescate, ya que tendrán que acomodar el material que caerá de la excavación.”

 

Será importante para el bienestar de los hombres mantenerlos ocupados y bien apoyados durante esta dura prueba, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich. “Tiene que haber un liderazgo establecido, y se les debe apoyar y preparar para lo que se viene que no es poca cosa”, señaló.

 

Un equipo de expertos en psiquiatría ha llegado al sitio para ayudar a mantener la salud psicológica de los hombres y sus familias, quienes han estado acampando en la mina desde el accidente ocurrido 19 días atrás, y se mantendrán lo mas cerca del sitio que puedan.

 

Se están enviando pequeños micrófonos para permitir que las familias hablen con sus seres queridos durante su larga espera. Andrés Sougarret dijo que el equipo de comunicaciones podría comenzar a funcionar en cuestión de horas, y que los funcionarios están organizando a las familias en grupos pequeños para hacer sus conversaciones lo mas ordenadas posible.

 

Las autoridades regionales se han comprometido a permanecer en el sitio hasta que los mineros estén libres, diciendo: “Vamos a estar con ellos en el campamento hasta el último minero sea rescatado,” dijó el ministro de Minería, Laurence Golborne. Añado que permanecería “hasta que el rescate y el proceso de recuperación haya comenzado”.

Esta entrada también está disponible en Inglés