Atacama y Elqui

Atacama y Elqui seduce, asombra y conquista con una inmensa riqueza natural que hace florecer incluso el desierto. Hermosos balnearios, cumbres, aquí se ubica Ojos del Salado, el volcán más alto del mundo, y observatorios astronómicos que permiten escudriñar el cielo austral también forman parte de esta zona que algunos denominan también Norte Chico.

1_12_28_2011_162439_550

Atacama y Elqui se extiende entre las regiones de Atacama y de Coquimbo. Comienza a la altura de Taltal y termina en Los Vilos. En general, es una zona de grandes contrastes geográficos, desde el desierto hasta los fértiles valles.

Se trata de un área ideal para la observación astronómica y en ella existen innumerables playas de particular belleza, como Bahía Inglesa y La Virgen. Son especialmente atractivos también algunos parques nacionales, entre otros el Pan de Azúcar y el Fray Jorge, sin parangón en todo el planeta.

Un destino obligado es el valle de Elqui, cuna de la poetisa Gabriela Mistral, Premio Nobel de Literatura, donde no pocos encuentran un entorno de armonía y paz. El valle es famoso además por sus observatorios astronómicos y por la producción del pisco, bebida alcohólica destilada de la uva.

Si la fortuna acompaña, es posible conocer el desierto florido, fenómeno natural de rara ocurrencia y que se expresa con particular intensidad a pocos kilómetros de la ciudad de Huasco.

Otros atractivos de la zona son la bella isla Damas, en la reserva nacional Pingüino de Humboldt, y la sorprendente oferta turística de ciudades balneario como La Serena y Coquimbo.