Un hito iluminado para el inicio oficial de las Fiestas Patrias

Miles de santiaguinos llegaron al Palacio de La Moneda entre el 16 y 20 de septiembre para presenciar un espectacular show de luces multimedia y fuegos artificiales dedicado a la historia, cultura y espíritu de resistencia que caracteriza el pasado, presente y futuro de Chile.

fireworks

En el quinto piso de un sencillo hotel en el centro de Santiago, se instaló el equipo de Les Petits Français para preparar “Pura Energía, Puro Chile“, el espectáculo que iluminó la fachada sur del Palacio de La Moneda entre el jueves 16 septiembre y el martes 21 de septiembre por la noche. Encorvados sobre sus computadores portátiles, rodeados de cuadernos, tazas de café vacías y varios ceniceros rebosantes, cuatro miembros del equipo reflejaban estrés y noches sin dormir. Cuando se les preguntó si estaban ocupados, sólo uno levantó la vista. Parpadeó, sonrió y simplemente dijo: “Sí”. Juzgando por el cartón completo de cigarrillos sin abrir al lado de la puerta, esa noche era sólo el comienzo.

Los exhaustos integrantes del colectivo europeo son sólo una pequeña fracción de las personas involucradas en este espectáculo. Además de los 22 diseñadores, artistas y productores que forman el equipo instalado en París, la producción requirió a más de un centenar de trabajadores nativos. Según el director creativo de Les Petits Français, Martin Artaud, trabajar con los chilenos nos ha permitido “producir un espectáculo que se siente local”.

Les Petits Français han montado producciones de escala similar en todo el mundo, siendo Chile especialmente propicio para el tipo de trabajo que al equipo le gusta hacer. El nivel de desarrollo económico y tecnológico de Chile facilitó el trabajo de encontrar el equipo necesario y las personas para operarlo. Lo más importante para Artaud, sin embargo, ha sido la constante, honesta y humilde ética laboral de Chile.

Los resultados fueron sorprendentes: el espacio designado para la audiencia debía recibir a 40.000 personas. 70.000 santiaguinos llegaron a la noche de apertura.

A pesar de que los preparativos técnicos en el sitio sólo se iniciaron el 5 de septiembre, el proyecto comenzó en noviembre del año pasado. La blanca fachada del Palacio de La Moneda, la sede del Poder Ejecutivo, uno de los edificios con más historia de Santiago Centro, fue elegido como el lienzo perfecto para las imágenes proyectadas.

La Moneda ha sido central en muchos de los eventos clave en la historia de Chile. Construida en 1805 como la casa de moneda colonial de Chile y utilizada posteriormente como residencia presidencial, el edificio ha servido como sede administrativa de la Presidencia desde 1952. Fue en La Moneda que el Presidente Allende murió durante el golpe militar de 1973, un evento que dejó buena parte del edificio muy dañado.

Les Petits Français tiene como principal objetivo el de entretener, lo que les ha significado adoptar un enfoque oblicuo a estas partes problemáticas de la historia reciente de Chile. El objetivo, dijo Artaud, no era educar, sino que “darle a la gente una sensación acerca de su cultura, su patrimonio, de su país”. Artaud utilizó en varias ocasiones la palabra acercamiento para describir los objetivos del espectáculo, implicando una especie de relación íntima con la historia. “Tratamos de hacer que la gente se interese más en su propia historia”, dijo.

El espectáculo comenzó con imágenes de culturas precolombinas de Chile y continuó a través de los siguientes cientos de años con un barco en tonos sepia en el estilo de un grabado del siglo XVIII navegando hacia la escarpada costa chilena mientras que imágenes de importantes personajes históricos se proyectaban en un abanico de agua rociado desde una piscina de agua. Esta parte explícitamente histórica llevó al público hasta 1910.

Para la historia más reciente, Les Petits Français destacó las características culturales y ecológicas de Chile. “Estamos vinculando este país en ‘movimiento’ en términos geológicos con esta evocación del pasado del país”, explicó. En una sección del espectáculo se simuló un terremoto que dejó La Moneda agrietada y rota. Después crecieron enredaderas sobre la dañada fachada del edificio que florecieron en flores de vibrantes colores, una representación abstracta del asombroso renacimiento de Chile en las últimas dos décadas.

En definitiva, la principal inspiración para el espectáculo fue el trabajar e interactuar con chilenos comunes. “A pesar de todas las cosas que han estado sucediendo desde los orígenes del país -con todos estos terremotos y otras cosas- siempre, siempre tienen la fuerza para construir, construir y construir nuevamente”. Los chilenos siempre se enteran de su asombrosa habilidad para superar las dificultades, dijo. “Le puedes decir a la gente de Chile que son fuertes por que reconstruyen su nación después de que acaba de ser destruida, y ellos dicen que no, que eso es normal”.

Terminando con un brillante despliegue de fuegos artificiales, el show en La Moneda rindió homenaje a la extraordinaria fuerza de Chile y su brillante futuro. “Este espectáculo es… una celebración -añadió Artaud-, una celebración de 200 años dedicados a la transformación de una estrecha franja de tierra en el fin del mundo en uno de las naciones más orgullosas y más resistentes de la Tierra”.

Esta entrada también está disponible en Inglés