Volcanes del sur serán los protagonistas del primer geoparque creado en Chile

Un proyecto en curso propondrá un área de más de 10.000 kilómetros cuadrados para su inclusión en una nueva clase de parques desarrollada por la Unesco.

house550

La Corporación Nacional Forestal de Chile (Conaf) está elaborando una propuesta para que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) designe al área de 10.360 kilómetros cuadrados que rodea el volcán Llaima como geoparque.

 

Uno de los proyectos más recientes de la entidad, la Red Global de Geoparques, fue establecido en 1999 para proteger los sitios importantes para el patrimonio geológico mundial y promover el desarrollo en las comunidades que los rodean.

 

Se espera que el proyecto chileno esté terminado en julio de 2012, después de dos años de trabajo. Se espera que después de la revisión de un comité internacional, la zona aledaña al volcán Llaima se convierta en el primer geoparque de Chile.

 

La región propuesta incluye la totalidad del parque nacional Conguillío y la reserva nacional China Muerta, así como también partes de los parques nacionales y reservas de Tolhuaca, Nalcas Malalcahuello y Villarrica. Se incluirán en esta región a tres de los volcanes activos de Chile, así como al menos cinco ciudades con una población total de 23.700 habitantes.

 

Hasta la fecha, el proyecto de geoparques de la Unesco se encuentra en 77 lugares en 24 países, incluyendo 11 lugares que fueron agregados en la semana del 4 de octubre del 2010. Las propuestas para nuevos parques son evaluadas cada dos años por un comité internacional sobre la base de tres criterios establecidos por la Unesco.

 

En primer lugar, las regiones deben tener planes para un desarrollo socioeconómico sostenible, generalmente basado en el agro y geoturismo. En segundo lugar, deben demostrar su capacidad de enseñar geociencia y temas medioambientales. En tercer lugar, las propuestas deben incluir la integración de las autoridades públicas, comunidades locales e intereses privados.

 

Varias organizaciones gubernamentales ya han invertido fuertemente en el proyecto del geoparque, incluyendo la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama) y Conaf. En total, se espera que las inversiones de estas organizaciones en tres años sumen alrededor de US$ 1 millón.

 

A diferencia de otros modelos, el geoparque no se basa en la protección de los entornos existentes restringiendo el desarrollo completamente, sino que está diseñado para permitir una ampliación razonable y sostenible dentro de sus fronteras que puede beneficiar tanto al medio ambiente natural como a la gente que vive en el. “El volcán Llaima ya forma parte del parque nacional Conguillío que fue establecido en 1940″, dice el jefe regional de Conaf, Oscar Pontigo Arviles: “El modelo es diferente, ya que ayudará al desarrollo del turismo”.

 

La Araucanía, hogar de la comunidad indígena más grande de la nación, ya es una base importante para el eco, agro y etnoturismo de Chile. Si la propuesta de geoparque tiene éxito, la infraestructura del lugar que rodea al volcán Llaima, una de las regiones más ricas del país para la exploración natural y cultural, verá mejoras notables para los visitantes de todo tipo.

Esta entrada también está disponible en Inglés