Inversión chilena en el extranjero alcanzó su nivel más alto desde 1996

El capital nacional invertido en el extranjero llegó a US$ 4.500 millones durante los primeros nueve meses de este año.

brazilforest

Con un monto aproximado a US$ 1.402 millones para el tercer trimestre del año, la inversión de las empresas chilenas detectadas en el exterior acumuló US$ 4.587 millones en lo que va de 2010, lo que asegura que el año cerrará con el registro máximo de la última década.

 

Según el informe entregado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) basado en datos recolectados en septiembre de 2010, los dineros se concentraron en Brasil y Perú, con 38% y 36% del total. Colombia recibió 19% del total y Argentina 3%.

 

Se espera que este año se superen los US$ 4.577 millones invertidos en 2007, con más de US$ 5.000 millones, lejano del peak de US$ 6.368 millones que alcanzó Chile en 1996.

 

Según un informe publicado por el diario La Tercera, se prevé que con la reciente evolución y el continuo crecimiento de la economía también crezca la inversión en el extranjero.

En el último año, las empresas comerciales alcanzaron el mayor porcentaje de inversiones extranjeras de Chile, con 23%. En los últimos 20 años, el sector de la energía ha sido el receptor más común de la inversión chilena, con casi US$ 14.000 millones.

 

Mientras que las inversiones en Perú y Colombia fueron principalmente para las empresas comerciales, el dinero dirigido a Brasil fue invertido mayormente a las industrias forestales y el transporte. La industria del transporte en general recibió 21% del total de las inversiones extranjeras, por lo que es el segundo mayor receptor de fondos de Chile, seguido de la industria (15%), servicios (9%) y la silvicultura (7%).

 

Los últimos 20 años también han visto un cambio en el destino de los fondos chilenos. Históricamente, Argentina había sido el principal receptor de inversión extranjera de Chile, con un total de US$ 17.000 millones en las últimas dos décadas. Sin embargo, las nuevas tendencias de la inversión extranjera han llevado a Chile a cambiarse a economías de desarrollo más rápido, como Brasil, donde su potencial de crecimiento sigue siendo el mayor.