La hoja de ruta hacia el desarrollo del país

Modernización del Estado, mejorar la educación y generar empleos de calidad, entre otros aspectos, son los pilares fundamentales de las medidas anunciadas por el Primer Mandatario para que Chile alcance el desarrollo a fines de 2018.

thrust

Chile país desarrollado: más oportunidades y mejores empleos“, es el nombre del plan presentado por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, para profundizar el avance del país a través de tres áreas primordiales: crecimiento económico, aumento de la productividad y empleos de calidad.

El mandatario estuvo acompañado del Ministro de Hacienda, Felipe Larraín; de Economía, Juan Andrés Fontaine, y del Trabajo, Camila Merino, subrayando que el documento debe transformarse en la hoja de ruta del país para los próximos años.

El plan contiene múltiples iniciativas, que van desde estímulos para la pequeña y mediana empresa (pymes), pasando por cambios al mercado de capitales y modernización del Estado y los servicios públicos, hasta medidas pro empleo y de fomento a la inversión y a la innovación, entre otras.

La idea principal es alcanzar un estatus de país desarrollado para el año 2018, para lo cual Chile se encuentra a algunos pasos. Si bien algunos indicadores para precisar tal posición señalan que la meta se alcanza hasta lograr una renta per cápita similar al sur de Europa (unos US$24.000), el plan presentado por el gobierno busca hacer hincapié en otros factores importantes como la modernización y flexibilidad del Estado, la creación de empleo y la educación.

En ese sentido, el objetivo es acercarse a criterios de las Naciones Unidas como el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que combina indicadores como esperanza de vida, educación e ingresos. De acuerdo a esa medida, Chile exhibe el IDH más alto de América Latina y el quinto de las Américas y el Caribe combinados.

Para el mandatario, Chile ya alcanzó los pilares del desarrollo, estabilidad política y económica, además de la igualdad de oportunidades, por lo que el desafío es seguir profundizándolos y mantenerlos. Piñera subrayó que es posible seguir avanzando en el mejoramiento del capital humano a través de la educación; dar un salto en ciencia y tecnología; una cultura de la innovación y el emprendimiento y, finalmente, una sociedad más flexible para adecuarse a los cambios de los tiempos modernos.

Chile se ubica en la segunda de las cuatro categorías de desarrollo internacional de Muy Alta, Alta, Media y Baja. De allí es que si cumple con la meta para el 2018, el país será la primera nación de América Latina  en alcanzar dicho logro.

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sostuvo que el plan busca también derrotar a la falta de vivienda en 2014, terminar con la pobreza para el año 2018, mantener el crecimiento económico del 6% y crear 200.000 nuevos empleos cada año.

Si bien se trata de objetivos difíciles, el secretario de Estado recalcó que eran alcanzables: “hoy los escépticos han disminuido porque economía chilena está creciendo fuerte, con seis meses consecutivos de crecimiento promedio en torno a 7%, y porque desde comienzos de este año hemos creado 286.000 empleos. Y este año vamos a sobrepasar los 300.000” puestos de trabajo.

Cabe subrayar que en enero de 2010, Chile se convirtió en el segundo país latinoamericano después de México en unirse a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), un grupo internacional de 33 naciones industrializadas y democráticas, incluyendo EE.UU., Japón y Australia, entre otros países europeos.

Esta entrada también está disponible en Inglés