Restauran invernadero en histórico barrio de Santiago

El invernadero, de finales de siglo XIX ubicado en el Parque Quinta Normal, será restaurado completamente, uniéndose así al creciente número de atracciones culturales del tradicional barrio capitalino.

greenhouse

Construido por las familias más pudientes de la capital chilena, el Barrio Yungay y el Parque Quinta Normal son dos de los mejores representantes de la arquitectura de fines del siglo XIX en Santiago. Una iniciativa conjunta entre la Intendencia de Santiago y el gobierno de Île-de-France (la Intendencia de París) ha propuesto restaurar una de las desgastadas joyas arquitectónicas de este sector: un invernadero de cristal y acero de 120 años de antigüedad situado en el parque, que significará una inversión total de más de $265 millones de pesos chilenos (US$530.000).

Se espera que la restauración del histórico invernadero -declarado monumento histórico en abril pasado- comience en noviembre. El trabajo estará a cargo de la Municipalidad de Santiago y será dirigido por la arquitecta Magdalena Barros.

Para el trabajo, la Intendencia Metropolitana aportó con $193 millones de pesos chilenos (US$390.000) gracias al  Fondo de Desarrollo Regional, mientras que Francia entregó $72 millones de pesos chilenos (US$146.000).

La estructura fue construida originalmente en Francia y luego transportada a Chile, donde se erigió en su emplazamiento actual, en un símbolo de la amistad entre ambos países.

El Parque Quinta Normal fue fundado en 1838 con un tamaño total de 25 ha. (62 acres) como un terreno utilizado para la experimentación agrícola que fue creciendo a lo largo del tiempo. A principios del siglo XX, el parque llegó a su mayor extensión bajo el nombre de Instituto Agrícola de Chile, ocupando más de 134 ha. (330 acres). Fue en esta época que construyó el invernadero de 500 m cuadrados. Para esta tarea, de fabricó una delicada red de acero y cristal en medio de los jardines botánicos plantados en 1853 por el presidente Manuel Montt. Hoy en día, el parque abarca 40 ha. (99 acres) y los jardines botánicos están cerrados.

Las casas en las calles del Barrio Yungay hacer recordar el pasado glorioso de la zona, mientras que los nuevos restaurantes y bares dan testimonio de su presente moderno y bohemio. Hasta el momento, los proyectos de restauración se han centrado en los jardines del barrio, sus calles arboladas e históricas casas, usando pintura fresca y yeso para adornar las fachadas de las casas más hermosas de la zona.

El invernadero estuvo descuidado durante muchos años. Sus ventanas de vidrio fueron reemplazadas por partes sintéticas, se acumuló óxido en su delicada estructura y el vandalismo se apoderó de la mayoría de los paneles transparentes del edificio. El proyecto de restauración comenzará con la limpieza y el reforzamiento del esqueleto metálico de la estructura y seguirá con la restauración de los paneles de vidrio en lugar de los sintéticos.

La restauración hará que este edificio histórico vuelva a ser parte de la vida cultural de este vibrante barrio. Magdalena Barros dijo a La Tercera que espera que el invernadero recién restaurado ocupe su lugar entre las instituciones culturales locales, tales como el espacio de arte multimedia Matucana 100, contribuyendo así a un continuo renacimiento cultural de los barrios más históricos y bellos de Santiago.

Esta entrada también está disponible en Inglés