Transporte de Santiago es el más ecológico de América Latina

El servicio público en la capital chilena recibe una positiva valoración en un reciente listado internacional que abarca 17 ciudades.

stgo550

Un estudio realizado por la Economist Intelligence Unit de la prestigiosa revista inglesa The Economist para la compañía alemana Siemens destacó a Santiago como la ciudad latinoamericana que se ubica “muy por sobre el promedio” en materia de transporte público, dada la existencia de una buena infraestructura para enfrentar el tema, especialmente por los niveles de eficiencia del Metro como medio de transporte de alta demanda.

 

En ese sentido, se consideró en altos términos la política de expansión de líneas, citándose como “ejemplo a seguir” la fórmula de política pública frente al tema. De hecho, el estudio le otorgó una puntuación mayor a la capital chilena en la categoría de Transporte y le dio el primer lugar, muy por encima de ciudades como Bogotá, Ciudad de México o Buenos Aires.

 

Para los analistas, que estudiaron 17 ciudades de América Latina, los proyectos de expansión de la Línea 5 y la creación de la Línea 6 del metro favorecen los factores de interconectividad y cobertura, además de valorar al plan Transantiago como una fórmula correcta para sistematizar un ámbito que antes funcionaba “con una gran cuota de desorganización”.

 

El estudio indicó que la política desarrollada en Santiago -con cerca de 6,8 millones de personas que viven en la Región Metropolitana- es coherente, ya que se basa en un Metro y un autobús troncal, con el apoyo de un sistema de alimentadores que proporcionan una cobertura integrada en torno a la ciudad.

 

El hecho de que el Metro, con una extensión de 90 kilómetros y con cinco líneas hacia diversos puntos de la ciudad, traslade diariamente a 2,3 millones de pasajeros es una situación que el informe destacó claramente.

 

En materia de desafíos, el estudio de Economist Intelligence Unit recomendó que Santiago enfrente el tema de las emisiones de CO2 y el consumo energético en relación a la producción económica. En torno a lo primero, la principal tarea es integrar las iniciativas de impacto ambiental para alcanzar mayor eficiencia.

 

El informe resaltó la adopción en Santiago de varias medidas de gestión del tránsito con el fin de reducir la congestión, incluyendo la secuenciación  de semáforos, sistemas de información, carreteras concesionadas y un plan de restricción vehicular para autos particulares sin convertidor catalítico. A ello se suma la existencia de una sexta línea del Metro para 2014, la que cubrirá una ruta de 15 km y mejorará la integración ferrocarril metropolitano-autobús.

 

Varias iniciativas verdes se pusieron de relieve en el informe, incluidos los planes para desarrollar 3.900 hectáreas de áreas de la ciudad en los parques públicos y un programa para fomentar una mayor participación de la comunidad en el reciclaje. También se destacó la búsqueda que se hace desde 2009 de minimizar el impacto industrial con la subvención pública por la compra de motores de alta eficiencia para el uso empresarial.

 

Finalmente, el trabajo solicitado por Siemens evaluó positivamente las iniciativas del Metro relacionadas a la reducción de las emisiones de CO2 y del consumo eléctrico en unos 35 gigavatios por año, equivalente al consumo anual de 19.400 hogares. El nuevo sistema incluirá el control de trenes automatizados y el uso de la iluminación, de manera  de hacer más eficiente la utilización energética en ambos ámbitos.

Esta entrada también está disponible en Inglés