Al aire libre y en gimnasios gratuitos los chilenos se ponen en forma

Sectores de Santiago como Providencia reúnen diariamente a más de 3.000 vecinos en torno a máquinas de libre uso dispuestas en parques y plazas.

gym2

Ver a familias completas ejercitándose al aire libre en coloridas máquinas de gimnasio al aire libre se ha transformado en una postal de la comuna de Providencia, ubicada al oriente del centro de Santiago.

Las primeras 12 adquiridas por la municipalidad llegaron al parque de la avenida Pocuro en 2007. Actualmente, son 89 elípticas, bicicletas estáticas y barras paralelas las que seducen a muchos vecinos.

Un estudio elaborado recientemente por el Departamento de Arquitectura de la Universidad Técnica Federico Santa María determinó que estas instalaciones reciben diariamente a unas 3.200 personas, de las cuales 39% practica ejercicios con regularidad por primera vez en su vida. El sondeo también mostró que las máquinas raramente están desocupadas, aunque tampoco tan requeridas que obliguen a largas esperas.

El objetivo de la investigación fue entender cómo el diseño y el mobiliario urbano pueden ayudar a disminuir el sedentarismo, a través de la generación de espacios que permiten a los vecinos realizar actividad física cerca de sus hogares.

Los cuatro sectores de la avenida Pocuro dispuestos con las máquinas han sido un éxito, sobre todo si se considera que nueve de cada 10 usuarios combina su uso con caminatas, trote o bicicleta convencional.

Pero Providencia no es el único lugar de la capital de Chile donde sus vecinos pueden optar a una vida más sana de manera gratuita. También es posible hacerlo en Las Condes, Vitacura, Ñuñoa y Quinta Normal.

“Los resultados muestran que la combinación de bandejón central con ciclovía y franja de caminata y gimnasios es un éxito en lo que se refiere a posibilitar actividad física en los habitantes urbanos. Además, se detectó que estas infraestructuras están contribuyendo a activar plazas y calles, permitiendo que gran cantidad de gente se sienta segura ocupándolas hasta después de las 23 horas”, dijo el estudio.

Esta entrada también está disponible en Inglés