Arica vivió con el Dakar 2011 una fiesta inédita en casi medio siglo

Una repercusión sólo equiparable a la del Mundial en 1962 tuvo la competencia tuerca en la capital regional más boreal de Chile.

arica460

Una exposición comparable sólo a la del Mundial de 1962 consiguió con el paso del rally Dakar Arica, la capital regional más boreal de Chile, ubicada contigua a la frontera con Perú, a unos 2.000 kilómetros de Santiago.

De acuerdo a estimaciones oficiales, la capacidad de hoteles y restaurantes estuvo prácticamente copada gracias a la prueba tuerca y hasta 10 mil extranjeros, mayoritariamente de Argentina y Perú, habrían llegado a la zona.

La subsecretaria de Turismo, Jacqueline Plass, afirmó que “el Dakar tiene un impacto muy inmediato y a la vez muy fuerte. Lo interesante será el trabajo que después se haga con la imagen que quede de todo esto. La posibilidad que tiene Arica para promocionarse es la clave”.

Coincidió en esa postura la directora regional del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), Maritza Laffertte, quien también destacó el “efecto social” del Dakar. “Fue emocionante y bonito ver a tanta gente en las calles recibiendo a la caravana”, comentó.

Acciones sustentables

Las autoridades calificaron positivamente la idea de Fundación Imagen de Chile para alimentar los cinco domos en Arica, Calama, Iquique, Antofagasta y Copiapó con energía solar, entre otras medidas de respeto ambiental.

El intendente de Arica y Parinacota, Fernando Barbosa, se declaró orgulloso de la iniciativa, pues “nos da la oportunidad de mostrarnos como una región capaz de tener energía renovable y limpia”.

Por su parte, la subsecretaria de Turismo calificó la campaña para hacer del Dakar 2011 el más amigable con el medio ambiente de toda su historia como “muy relevante, porque Chile es un tremendo laboratorio para la generación de energías limpias”.

“Tenemos que ir a la vanguardia y dar este tipo de señales, para captar al turista informado y culto que se preocupa de estos temas y que, entre otras cosas, calcula su huella de carbono”, ejemplificó Jacqueline Plass.