Explorando la milenaria cultura del desierto en el norte de Chile

Un circuito de agro y etnoturismo lleva a los visitantes a las cuevas del valle de la Luna y las aldeas donde vivieron los primeros habitantes del lugar más árido del mundo.

atacama550

Con los años, San Pedro de Atacama ha crecido hasta convertirse en uno de los destinos turísticos más importantes de Chile y se ha puesto a la par de otros lugares conocidos en todo el mundo, como Torres del Paine o la isla de Pascua.

Con pintorescas estructuras de adobe, el poblado atrae a mochileros y amantes de la naturaleza de todo el mundo y recibe alrededor de 120 mil visitantes al año, 75% de los cuales proviene del extranjero. Volcanes, géiseres, formaciones rocosas y paisajes desérticos, así como su etnia y rica historia son sus ingredientes.

Una empresa familiar llamada Aramaxi, con sede en la comunidad de Collo, a unos siete kilómetros de San Pedro, ha lanzado recientemente un interesante programa de etno y agroturismo.

Uno de sus integrantes, Rubén Martínez, cuenta que si bien la agencia trabaja hace tres años, la idea comenzó a gestarse hace un lustro. “Estamos aquí para las personas que deseen experimentar la cultura atacameña más profundamente”, dice.

La desértica región donde se emplaza San Pedro ha sido el hogar de poblaciones indígenas durante miles de años. Por lo mismo, la firma ofrece una perspectiva sobre la región más allá de los destinos turísticos tradicionales, con elementos de gastronomía, artes y cultura.

Las cavernas y formaciones rocosas del valle de la Luna, uno de las principales atracciones de Atacama, son el sitio para una de las más fascinantes excursiones. Grupos de no más de 10 personas son llevados al interior de las cuevas formadas hace siglos por la erosión.

En tanto, el restaurante operado por Aramaxi a las afueras de San Pedro tiene los alimentos tradicionales de la región, con los mismos ingredientes que los pueblos indígenas lograron cultivar trabajosamente en el más árido desierto del mundo.

“No estamos tratando de cambiar el turismo en San Pedro, sino que estamos ofreciendo una manera alternativa de ver la región”, puntualiza Martínez.