Suiza regresa a Chile dos de las momias más antiguas del mundo

Museo San Miguel de Azapa acogerá los restos de un bebé y un adulto ataviado con pinturas y piel de camélidos que datan de hace 7.000 años.

vallecam

Cerca de la ciudad chilena de Arica, cercana a la frontera con Perú, fueron halladas las momias más antiguas del planeta. Fue en el valle de Camarones donde se encontraron restos de la cultura Chinchorro, que floreció en la zona más boreal del actual territorio y dejó huellas que datan de hace 7.000 años.

Las momias chilenas son más antiguas que las de los célebres faraones de Egipto y representan el vestigio más antiguo que tenga la humanidad en el intento de preservar los cuerpos de sus muertos, en una práctica que se perpetuó hasta hace 4.000 años, cuando dicha civilización comenzó a desvanecerse.

Los cadáveres de un bebé y un adulto ataviado con pinturas y piel de camélidos que estuvieron en poder de un anónimo coleccionista privado suizo acaban de ser simbólicamente devueltas al Estado de Chile, que ha decidido depositarlas a la brevedad en el museo San Miguel de Azapa, que administra la Universidad de Tarapacá.

Actualmente, el legado de esta milenaria cultura se puede observar visitando la capital de la Región de Arica y Parinacota. Por ejemplo, en la playa Las Machas, los pescadores siguen utilizando técnicas transmitidas durante siglos, mientras que en el museo San Miguel de Azapa hay en permanente exhibición cuatro momias.

Según informó el estatal Consejo de Monumentos Nacionales, el Museo de Etnografía de Ginebra también devolvió otras dos piezas momificadas, que corresponden a un adulto de data prehispánica y a un cuerpo enfardado, de una data aproximada de 500 años.

Esta entrada también está disponible en Inglés