Restorán vagabundo llega al epicentro de la cultura chilena

Luego de deambular por Londres, Buenos Aires y Berlín, la instalación del británico Tony Hornecker aterriza en Valparaíso.

1_21022011_12243_thepalebluedoor02-586x372

Hasta el 27 de febrero estará emplazado en la ciudad portuaria chilena de Valparaíso el restorán vagabundo The pale blue door, del artista visual del Royal College of Art Tony Hornecker.

Se trata de un laberinto de habitaciones construidas en un sitio abandonado con objetos recogidos de la basura que el creador comenzó a plasmar siete años atrás en su estudio de Dalston, en el este de Londres.

El restorán de Hornecker encantó a muchos, como el redactor del The New York Times Klenke Stefan, quien lamentó la disolución del espacio original, que tras funcionar en Londres ha recorrido Santiago, Buenos Aires, Berlín y el festival de Glastonbury.

En Valparaíso, el restorán vagabundo abre sus puertas desde las 21 horas entre unos vagones de ferrocarril olvidados, todo un homenaje a la constante del artista: la vida nómade y los viajes prolongados.

El menú del The pale blue door contempla de entrada vegetales asados y queso de cabra grillado con vinagreta al balsámico y sésamo tostado. Como plato de fondo, tiene un “rare” rosbif con horsradich cream, patatas delia al limón y hierbas, además de brócoli en chili oil. En su postre, crumble de frutos de la estación con custard cream. Incluyendo bebestibles, todo cuesta aproximadamente US$ 42.

Las reservas son imprescindibles al correo thepalebluedoor@gmail.com.

Esta entrada también está disponible en Inglés