Chile reafirma su compromiso con el uso de energías renovables

Dotar de sistemas térmicos a miles de viviendas e inmuebles públicos hacia 2012 es uno de los desafíos de las autoridades para maximizar el consumo.

solar2550

Recursos públicos por más de US$ 2 millones para la introducción de sistemas solares térmicos y la instalación de dispositivos en 1.500 viviendas hasta 2012 son algunas de las iniciativas anunciadas en Chile con motivo del Día Mundial de la Eficiencia Energética.

De esta manera, diversas autoridades reafirmaron el compromiso de Chile con el uso de fuentes renovables, con la exhibición en concurridos sectores de Santiago y Viña del Mar de un módulo que recrea un sistema térmico que permite el ahorro y la eficiencia en una vivienda.

“Estamos trabajando en proyectos para instalaciones solares térmicas en hospitales y servicios públicos, escuelas e internados, jardines infantiles pertenecientes a la red pública y centros penitenciarios, entre otros”, enfatizó el biministro de Minería y Energía, Laurence Golborne.

El secretario de Estado recordó que en Chile existe un beneficio tributario para empresas inmobiliarias y constructoras que decidan construir casas con sistemas solares térmicos en nuevas viviendas de hasta 100% del valor de estos sistemas para inmuebles de menos de US$ 90 mil aproximadamente.

La ministra de Vivienda, Magdalena Matte, recordó que en octubre de 2010 firmó un convenio con el Chile Green Building Council para construir edificios institucionales sustentables, que permitirán ahorrar hasta 30% de energía, y que su cartera entrega subsidios para  hogares que deseen contar con paneles para generar agua caliente.

Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, hizo un llamado a la ciudadanía para conozca el uso de la energía solar, “ya que cada vez existe mayor acceso a ella, es eficiente y no daña el ecosistema”.

Estos esfuerzos se complementan con numerosos proyectos en el desierto de Atacama, una de las zonas con mayor radiación del planeta gracias a la nitidez de sus cielos, que le han permitido acoger también los observatorios astronómicos más modernos de la historia.